Derivado de las molestias de los pobladores con la constructora Crimsa por emprender una obra que invade sus terrenos y afecta caminos interparcelarios

Pachuca.- Ejidatarios de Jagüey de Téllez, en Zempoala, acusaron a la constructora Crimsa de emprender una obra que invade sus terrenos, lo que incluso el jueves generó un enfrentamiento entre empleados de la empresa y pobladores.

Los hechos ocurrieron luego que aparentemente la comisaria ejidal Maribel Meneses González fue informada sobre zanjas que habían abierto sobre la carretera que conduce al poblado, para la construcción de un dren pluvial, lo que representa una invasión a sus tierras y afecta los caminos interparcelarios.

Por tal motivo, la mujer acudió al lugar de los trabajos en donde cuestionó a los empleados respecto de las acciones que llevaban a cabo, así como del permiso que tenían para ello; sin embargo, aparentemente fue agredida física y verbalmente.

De igual forma, acusó amenazas por parte de Jesús GM, encargado de obras de la empresa propiedad de Marco Antonio Rico Moreno, hermano del actual titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Hidalgo (Semarnath).

Por tal motivo, pobladores del lugar acudieron para defender a la mujer, lo que derivó en la retención de Jesús GM, quien posteriormente fue detenido por autoridades municipales a solicitud de los lugareños.

En tanto, Meneses González acudió a presentar la denuncia correspondiente por el delito de lesiones ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH), bajo la carpeta de investigación con número 12-2020-5924.

De igual forma, los pobladores llamaron al presidente municipal de Zempoala Héctor Meneses Arrieta a tomar cartas en el asunto, para evitar que exista lo que consideraron abusos por parte de la constructora; así como que haya justicia por las agresiones en contra de la comisaría.

Esta no es la primera vez que las constructoras ligadas a los hermanos Rico Moreno son señaladas por omisiones, irregularidades y abusos por parte de ciudadanos, habitantes de los fraccionamientos que edificaron e incluso sus propios trabajadores.

Tan solo el mes pasado residentes y trabajadores de los fraccionamientos edificados por Crimsa denunciaron que la empresa incumple con las medidas de salud recomendadas ante la pandemia por el coronavirus (Covid-19).

Asimismo, en enero de este año, vecinos del fraccionamiento Esmeralda detuvieron el inicio de una obra para conectar el drenaje de una plaza comercial a dicha zona habitacional, luego que ese sufre de constantes inundaciones, situación que incluso fue denunciada desde 2016 por un ciudadano.

El problema, según especialistas, derivó de un sistema de drenaje deficiente, luego que la zona de Jagüey de Téllez por origen es inundable, situación que aparentemente era conocida por los entonces funcionarios, dueños de las empresas, que aun así autorizaron la obra.

Comentarios