Exfuncionarios denunciaron falsificación de firmas

En convenio con UPFIM; sin embargo, Enrique González y Armando Saldaña fueron vinculados a proceso

Pachuca.- Dos de los excolaboradores de Rosario Robles, implicados en el desvío de recursos que involucra a la Universidad Politécnica de Francisco I Madero (UPFIM), denunciaron que sus firmas fueron falsificadas en el convenio firmado entre la institución hidalguense y la Sedatu, sin embargo, fueron vinculados a proceso.

Tras la vinculación a proceso de Rosario Robles por su presunta responsabilidad en el delito de ejercicio ilícito de servicio público, medios nacionales retomaron el caso de la “Estafa maestra”, que involucra a 12 funcionarios públicos de la administración de Enrique Peña Nieto.

El portal Animal Político publicó ayer que tres funcionarios de la extinta Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) denunciaron penalmente la falsificación de sus rúbricas en convenios que las dependencias hicieron con universidades públicas, mediante los cuales se operó la salida de 262 millones 859 mil pesos de recursos públicos.

De los tres funcionarios que denunciaron falsificación de su firma, dos están relacionados con los convenios signados con la UPFIM, el primero es Enrique González Tiburcio, exsubsecretario de ordenamiento territorial en la Sedatu, y posteriormente coordinador de asesores de la Sedesol.

De acuerdo con el diario Reforma en su edición del 18 de agosto, González Tiburcio denunció (en 2017) ante el órgano interno de control de la dependencia federal que falsificaron su rúbrica, sin embargo, fue vinculado a proceso por falsedad de declaración en enero de este año.

Lo anterior, derivado del desvío de 185 millones 839 mil pesos, delito cometido por medio de dicho convenio. Antes que Rosario Robles, él era el funcionario de mayor rango involucrado en la estafa.

El otro funcionario es Armando Saldaña Flores, exdirector general de ordenamiento territorial y atención a zonas de riesgo en la Sedatu, quien también denunció la falsificación de su firma en el convenio específico con la misma universidad hidalguense; sin embargo, igual fue vinculado a proceso por el desvío de dinero cometido por ese contrato.

Otras universidades hidalguenses que también fueron mencionadas en el reportaje de la “Estafa maestra” a inicios de 2018 son la Universidad Politécnica Metropolitana de Hidalgo (UPMH) y la Universidad Politécnica de Huejutla (UPH), cuyos rectores Gerardo Lara Orozco y Andrés Domínguez Alejandro, respectivamente, presentaron su renuncia por su posible participación en un esquema de simulación de servicios y subcontratación de empresas falsas.

Antecedente

En diciembre de 2018, el exrector de la UPFIM Juan de Dios Nochebuena fue vinculado a proceso por el delito de uso ilícito de atribuciones y facultades, debido a que el juez consideró que existen indicios de que habría dado una aplicación distinta a los fondos públicos que estaban a su cargo o hacer pagos ilegales con ellos.

En febrero de este año, el diario Reforma publicó que el exrector afirmó que nunca conoció ni se reunió con los funcionarios que fueron imputados junto con él, Enrique González Tiburcio y Armando Saldaña Flores; e indicó que dichos documentos, entre ellos el convenio general SEDATU-UPFIM/SOT/05/2016, no fueron suscritos en la Ciudad de México, sino que la Sedatu se los mandó para que él los firmara en su oficina en Hidalgo.

falsificación de firmas

Comentarios