Huejutla.- Madres de familia de la localidad indígena Tehuetlán, en Huejutla, denunciaron diversas irregularidades en una guardería, que van desde la falsificación de firmas hasta la exigencia de dinero y reporte de asistencia de niños que no acuden a la escuela para obtener más apoyo.

Las mujeres temen represalias y manifestaron que en varias ocasiones fueron intimidadas por la directora de la estancia infantil El Carrusel, Alma Delia Andrade Pacheco, quien pidió apoyo del delegado Hugo Redondo Serna para girar notificaciones de cobro con su sello dirigidas a las personas beneficiadas de los programas de la Secretaría del Bienestar, pese a que dicha acción no es parte de sus funciones.

El citatorio dirigido a beneficiarias del programa de Apoyo para el bienestar de las niñas y niños, hijos de madres trabajadoras indica que los menores fueron atendidos en enero y febrero sin pago del gobierno federal, por lo que se les notifica de un adeudo, el cual deben liquidar a la brevedad.

Sin embargo, las quejosas expresaron su preocupación ante las inconsistencias en el proceder de la directora de la guardería, por lo que piden a las autoridades realizar una auditoría.

Una de las denunciantes manifestó que su hijo enfermó, por lo que no acudió dos meses a la estancia infantil, sin embargo, le fue notificado el adeudo por la supuesta atención del menor en dicho espacio.

Además, las quejosas manifestaron que la capacidad de atención en la guardería es de 50 niños y niñas, por lo que mostraron su desconcierto de que hay un padrón “inflado”.

Finalmente, exigen que la dirección del espacio esclarezca en qué fueron gastados los 400 pesos que pagaban mensualmente, así como el subsidio que la directora supuestamente recibía desde 2016, que era de 950 pesos por niño, por lo que al año la estancia debía manejar recursos por 810 mil pesos.

Comentarios