Calakmul.- A punto de realizarse la fase consultiva sobre el Tren Maya, la incertidumbre está presente en el pueblo maya. Algunos comisarios ejidales denunciaron ser presionados para impulsar el sí para el desarrollo del proyecto. Otros no tienen claridad sobre qué implicará para las comunidades.

El 29 y 30 de noviembre, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) asignaron una tarea compleja a las autoridades ejidales: llevar información sobre los beneficios del Tren Maya a sus respectivas asambleas para regresar el 14 y 15 de diciembre con la anuencia de sus comunidades.

Así lo corroboró el comisario ejidal de Tenabo José Rigoberto Huchím Uc, quien en la asamblea informativa cuestionó sobre la intromisión de empresas intermediarias de Fonatur.

Destacó que una compañía contratada por la dependencia gubernamental ha ejercido presión para que los pobladores aceleren las asambleas ejidales en las que se trata el tema del tren.

“Ellos están contratados para hacer estudios de suelo y mediciones, pero están brincando a algo que no les corresponde, quieren que hagamos una asamblea convocada cuando no existen los lineamientos”, puntualizó Huchím Uc.

El comisario se refirió a la consultora Bya Barrientos y Asociados, quien, aseguró, lo han presionado para que delibere a favor sin realizar la asamblea de ley.

En Calkiní, el comisario del núcleo ejidal Pedro Raúl Chi Canche aseguró que cuentan con asesoría legal y defenderán lo que por ley les corresponde. El ejido, dijo, tiene una amplia experiencia en litigios para con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y las vías férreas existentes, que a la fecha tienen una deuda sin saldar con los ejidatarios. También cuestionó a las empresas que fungen como intermediarios del gobierno federal.

“Hemos aprendido mucho, se hacen las carreteras federales, pero es propiedad del ejido, tenemos que pagar abogado. Ahora crean el tren, pero la tierra es de nosotros y nos tienen que pedir permiso para que crucen las vías”, advirtió a las autoridades federales durante la fase informativa.

Además, al comisario del ejido de Becán Nicolás Montero Díaz Calakmul no le queda claro el proceso de consulta indígena, para él lo más importante es que se subsanen las necesidades que atañen a la población.

“Estoy de acuerdo que entre el Tren Maya, pero primero vamos a hablar de las necesidades de mi pueblo, que es la escasez de agua y los servicios médicos.”

Comentarios