Denuncian que penal era utilizado para operaciones de los Zetas

1057
zetas

Ciudad de México. El penal de Piedras Negras, Coahuila, fue utilizado como “matadero” y centro de operaciones de los Zetas, afirmó Rodrigo Humberto Uribe, testigo que declaró el viernes ante la Corte de Estados Unidos como parte del juicio contra Marciano Millán Vázquez, presunto líder de esa organización.
Los Zetas utilizaron una red de hornos para encubrir el exterminio masivo y sistemático de personas inocentes durante el periodo 2011-2013, cuando ese cártel tenía completo control sobre la mayor parte de Coahuila.
Uribe, quien es considerado operador financiero de los Zetas, es citado por el periódico San Antonio Express, que indica que el centro de readaptación social de Piedras Negras era el “matadero” del grupo criminal.
Uribe Tapia declaró que el cártel asesinaba y desaparecía personas, empacaba drogas y modificaba vehículos para actividades de narcotráfico.
El testigo dijo que vio que los cuerpos de dos mujeres y un hombre eran llevados al centro penitenciario.
“Ellos toman estos cuerpos y los llevaban al Cereso para poder destruirlos o desintegrarlos […] Tenían contenedores de ácido, o no sé qué proceso para desaparecerlos”, acusó.
Los testimonios, de quien a inicios de semana declaró que entregó 4 millones de dólares a cambio de protección a funcionarios de Coahuila que trabajaban para el exgobernador Humberto Moreira, fueron reproducidos también por medios nacionales.
En declaraciones detalló que helicópteros y vehículos oficiales eran usados por el cártel para evadir operativos de la Marina en ese estado.
Uribe Tapia sostuvo que entregó personalmente, en dos ocasiones, 2 millones de dólares a Vicente Chaires Yáñez, exfuncionario de ese estado y a Jesús Torres Charles, exfiscal.
Tras las acusaciones Moreira Valdez y Torres Charles negaron los nexos.
“No conozco a Rodrigo Uribe, lo único que sé de él es que participó en el talk show Caso Cerrado como panelista declarando sobre su vida de exsicario […] desconozco absolutamente las fantasías que se relatan”, sostuvo Moreira en un comunicado.
“Ningún colaborador me propuso algo impropio. Contestaré como siempre con la ley en la mano todas las falsedades publicadas acerca de este caso. Basta ya de pretender vincularme con quienes mataron a mi hijo”, abundó.
El exfiscal de Coahuila también rechazó haber recibido dinero para proteger al grupo criminal.
De acuerdo con la investigación realizada por el periodista de Proceso, Juan Alberto Cedillo, quien ha pasado años investigando la matanza, fue en marzo de 2011 que el capo local Mario Alfonso Cuéllar y sus asociados Héctor el Negro Moreno Villanueva y José Luis la Guiche Garza Gaytan fueron culpados por la jerarquía superior de los Zetas sobre el faltante de dinero por el tráfico de cocaína.
Aún no está claro si los ingresos por el tráfico de la droga fueron, de hecho, robados por capos locales o si las cargas se perdieron durante los decomisos de las autoridades. Lo que se sabe es que Moreno Villanueva y Garza Gaytan huyeron a América donde buscaron la protección del gobierno estadunidense como informantes y testigos federales.
“Un montón de muertes”, dijo Moreno Villanueva a una corte federal en un caso contra los Zetas. “Incluso empezaron a matar las familias de Allende y Piedras Negras, y en Muzquiz y en Sabinas. También querían matarme”.

Comentarios