Lol Canul

Una de las principales preocupaciones en Red Pro Animal es el maltrato contra los animales. Constantemente recibimos reportes que buscan una solución para los casos que ven a su alrededor, para lo que es necesario entender un poco de qué se trata y los factores que lo originan.

Lo primero que se debe saber para entender la gravedad del tema, es que cualquier forma de maltrato (puede ser, por ejemplo, de manera físico, psicológico, económico o sexual) incurre en un ejercicio de violencia. El fondo del comportamiento violento es el deseo de hacer que quien lo recibe cumpla los deseos de quien ejerce violencia; por ello es que una forma de definir la violencia es hacer abuso de poder para tener control. Eso puede sonar muy abstracto y complejo, en efecto, son las razones por las que el fenómeno de violencia es difícil de atender.

Ahora bien, el maltrato puede ejercerse hacia diferentes sujetos, uno de ellos son los animales, pero también sucede hacia otras personas y se identifica en las maneras que tenemos de relacionarnos.

Es complicado explicar la violencia, pero rastrear sus orígenes resulta una tarea más laboriosa. Lo que podemos saber es que la cultura tiene un papel en el proceso de normalización y de reproducción de las formas de violencia; por ello es que mucha gente no sabe que está ejerciendo violencia, observa como normal su ejecución pues ha vivido en un entorno en que se desestima el daño que puede causar, donde a través del discurso, los medios masivos e incluso las relaciones alrededor reflejan violencia. Por otra parte, el desconocimiento en las legislaciones es otro factor a considerar, sobre todo cuando las víctimas del maltrato no cuentan con los conocimientos y herramientas para hacer una denuncia, tal como sucede con los animales.

En Hidalgo la ley de protección y trato digno para los animales tiene como objetivo proteger a la fauna en general de los actos de maltrato, así como asegurar las condiciones que permitan el trato digno. Esa misma ley describe al maltrato como “todo hecho, acto u omisión del ser humano, que puede ocasionar dolor, deterioro físico o sufrimiento que afecte el bienestar, ponga en peligro la vida del animal o afecte gravemente su salud o integridad física, así como la exposición a condiciones de sobreexplotación de su capacidad física, con cualquier fin”. Es decir que el maltrato animal sí aparece en el código penal del estado y debe recibir las penas acordes.

Claro está que, si los animales no pueden denunciar, somos los seres humanos quienes tenemos la figura de autoridad para realizar el procedimiento legal. Entonces ¿qué podemos hacer ante un caso de maltrato animal del que tenemos conocimiento? Como cualquier otro delito, podemos –y debemos– denunciar en la agencia del Ministerio Público más cercano; en medida de lo posible, al momento de hacer la denuncia se debe presentar el nombre de la persona que cometió el maltrato, los datos de localización, el lugar donde haya ocurrido, así como pruebas de los hechos y omisiones que se estén denunciando. Entre más datos se puedan proporcionar para abrir la carpeta de investigación será más fácil el proceso correspondiente.

Desde la organización tenemos claro que para identificar el maltrato es necesario tener sensibilidad a él y que, el maltrato animal está asociado con una sociedad en la que se ejerce violencia. Nuestro interés es que tanto animales como personas, tengamos la mejor calidad de vida.

Twitter @lolcanul

Comentarios