A decir de Bob Dylan: “Tan fácil de ver, tan difícil de explicar”, quizá esa aparente contradicción en muchos problemas, cuya respuesta ofrece el pensamiento, pueda ser resuelta con voluntad de servicio en algunos casos siendo optimistas, por lo que posiblemente todavía es verosímil que los políticos encargados actúen al llamado de las academias de excelencia de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) para defender y promover el voto libre y razonado, así como la denuncia de delitos electorales.

En efecto, la asociación desarrolló, con el Instituto Nacional Electoral (INE) y la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), foros regionales sobre derechos políticos y participación ciudadana para promover la participación del estudiantado y miembros de las comunidades universitarias, así como diversas modalidades de participación en el marco del proceso electoral, con el fin de que las universidades sean los principales observadores del desempeño de las instituciones que tienen la gran responsabilidad de salvaguardar las normas, fortalecer el Estado de Derecho y la civilidad democrática.

Las universidades pertenecientes a la ANUIES han trabajado para fortalecer la instrumentación del sistema de justicia penal, el respeto de los derechos humanos, la cultura de la legalidad, la transparencia y la rendición de cuentas en las instituciones de educación superior. Y ha fincado en sus universidades la reflexión sobre el ejercicio electoral y la protección de los derechos políticos que forman parte del acuerdo firmado con la Fepade y se complementan con los foros realizados con el INE, en los que se analizaron las plataformas electorales.

Por otro lado, uno de los cuatro foros nacionales fue realizado en nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH); tal distinción es con base en la destacada trayectoria nacional e internacional de la máxima casa de estudios de la entidad; en ese foro, los participantes destacaron la relevancia de ese ejercicio nacional para fortalecer el proceso democrático al informar a los universitarios la importancia de su participación ciudadana y la protección de sus derechos políticos. Quizá, también la analogía de Dylan sobre “me atraen las puertas… Se pueden cerrar, pero al mismo tiempo permiten que las estaciones y las brisas entren y circulen”, bien podría aplicarse a la gran relevancia de las universidades para defender y promover el voto libre y razonado, y la denuncia de delitos electorales.

Además, el rector de la UAEH Adolfo Pontigo Loyola dijo que “la comunidad universitaria y, en forma especial, los jóvenes, tienen un papel fundamental en la defensa de los derechos políticos y la participación ciudadana en el actual proceso electoral. Por ello, es importante promover en los universitarios la crítica y reflexión constante en la búsqueda de dar un mejor rumbo al país para los mexicanos. Ese evento reúne a los universitarios hidalguenses en un ánimo de intercambio, diálogo y aprendizaje con respecto a la participación en este proceso electoral; significa tomar una decisión con respecto al destino de todos”. En efecto, es tan fácil de ver lo necesario que es la educación superior en pro de los derechos políticos y la participación ciudadana.

Comentarios