El reconocido jurista Raúl Carrancá y Rivas estuvo ayer en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSHu) donde refrendó su apoyo a la UAEH frente a la reforma a su ley orgánica por parte del Congreso local a través del decreto 228. El profesor emérito de la UNAM, con más de 60 años de labor docente en esa casa de estudios, advirtió que el hecho de que el Congreso local continúe con el proceso de selección del contralor interno que pretende designar en la UAEH es un desacato contra el amparo obtenido a su favor, que es una resolución judicial del más alto nivel. Se trata, dijo, “de un atentado necio a la autonomía universitaria”. Curiosamente ayer mismo el Periódico Oficial del Estado publicó la lista de aspirantes a ocupar el cargo de contralor interno tanto para la UAEH como para otros entes estatales. Esto cuando aún no se ha informado o no se ha interpuesto el recurso de revisión que anticipó el Congreso local mediante un comunicado de prensa, justo el día en que fue dado a conocer que el juzgado primero de distrito en Hidalgo resolvió otorgar un amparo a la máxima casa de estudios estatal. ¿A qué juega el Congreso local con esta forma ambigua de conducirse? El propio Carrancá interpretó que se quiere atentar contra la autonomía a través del contralor, “porque temen algo más”. Agregó: “sin duda hubo algo que molestó al poder público”, y que, en momentos tan delicados como en el que estamos, hubo alguien que propuso: “Vamos a silenciarlos, vamos a crearles problemas”. El tiempo dará luz de lo que hay atrás de la afrenta contra la universidad estatal. De filón. La empresa constructora Sylma insiste en su denuncia contra Leonardo García Vázquez, quien recientemente obtuvo un amparo. Quizá no alcanzan a observar que de esta manera abonan al descrédito que ahora se ventila en medios nacionales.

Comentarios