Desacreditar y cuestionar la autonomía universitaria y su contribución al pluralismo restringe el legítimo derecho que tienen las universidades de participar por un país mejor.

Por ello, resulta de toda lógica entender que esas instituciones, en la expresión de su rol público, manifiesten con fuerza y claridad su posición frente a un proyecto que atenta contra un principio esencial como lo es la defensa de su autonomía.

Porque contrario a quienes atentan contra su esencia, que niegan su autonomía y cuestionan su reputación institucional. Y que curiosamente, incurren en una contradicción vital, pues la mano con la que sostienen escribir su defensa de la diversidad, en realidad acaricia una vocación de pensamiento único o hegemónico, al rechazar implícitamente valores esenciales de nuestra República, como la libertad de asociación y la libertad de enseñanza Por otro lado, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) emitió en un comunicado, su respaldo a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y su respeto a la autonomía universitaria. Además, lanzó un exhorto a las autoridades competentes a que rechacen la propuesta legislativa que pretende reformar la ley orgánica de la UNAM, ya que a decir del rector de la UAEH Adolfo Pontigo “significa una flagrante transgresión a la autonomía universitaria, reconocida y establecida en el artículo tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”. Asimismo, el rector de la Autónoma de Hidalgo Pontigo Loyola mencionó que es imprescindible detener toda iniciativa que amenace con vulnerar el derecho de la UNAM a organizarse y gobernarse bajo plena autonomía. “Ya que cualquier acto de tal naturaleza es entendido como un intento de desestabilización e ilegalidad en contra de la educación superior en México”.

Por ello, es muy importante también el apoyo de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) quienes han manifestado su total apoyo a las diferentes instituciones de educación superior que han sufrido intentos de transgresiones a su autonomía como en su momento le ocurrió a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), y el caso actual de la UNAM que se suma a las de Baja California, Sinaloa y Nayarit. En ese sentido la ANUIES se ha pronunciado ante los poderes Ejecutivo y Legislativo de los estados y a la opinión pública, basándose en el artículo tercero, fracción siete de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que establece que las instituciones de educación superior a las que la ley otorgue autonomía, tendrán la facultad y la responsabilidad de gobernarse a sí mismas. Además, de la transparencia y la rendición de cuentas son componentes fundamentales de su responsabilidad social, mismas que las obliga a cumplir con congruencia su misión mediante la calidad y pertinencia en sus funciones académicas y administrativas, así como en el marco de los principios, valores, normatividad y compromisos con la sociedad.

Por lo anterior, la ANUIES y sus asociadas en particular la UAEH por medio del rector Pontigo ha ejercido un liderazgo valiente y constructivo en la defensa de la autonomía, contribuyendo a fortalecer la esencia de lo que debiera ser la universidad.

Comentarios