Desaparecer pluris no abona a la democracia: Valdés

435
plurinominales,Cámara de Diputados

Pachuca.- Desaparecer los plurinominales de la Cámara de Diputados no es la mejor opción para abonar al proceso democrático del país, por el contrario, podría perjudicarlo, lo ideal sería disminuir en 100 el número de legisladores de mayoría relativa, opinó el exconsejero presidente del extinto Instituto Federal Electoral (IFE), Leonardo Valdés Zurita.

Durante su visita a la Feria Universitaria del Libro (FUL) para la presentación de su obra Reformas electorales en México: Consecuencias políticas (1978-1991), el especialista habló de cómo la consolidación de las reformas electorales, a lo largo de la historia de México, dieron pie al desarrollo del proceso democrático del país; asimismo, opinó respecto al reciente proceso electoral y algunas de las expectativas fincadas en el próximo gobierno.

En ese sentido, comentó que dadas las intenciones de ingresar en un plan de austeridad nacional, existe un fuerte movimiento que plantea quitar a los diputados de representación proporcional; sin embargo, diversos estudios demuestran que si esos no existieran, el partido que está en la presidencia tendría una mayoría considerable en el Poder Legislativo, lo cual afectaría el proceso democrático.

“Si desaparecemos los diputados de representación proporcional ahorraríamos dinero, pero entonces el partido del presidente tendría mayoría y volveríamos a un presidencialismo muy fuerte”, destacó.

No obstante, consideró que una opción viable sería desaparecer 100 legisladores de mayoría relativa para que la Cámara baja, en lugar de estar constituida por 500, lo esté por 400, pues recalcó que “de esa forma nos ahorramos 100 diputados pero además 100 oficinas del INE con todo el aparato administrativo”.

De esa forma, indicó, se lograría que el órgano legislativo sea un buen reflejo proporcional del pensamiento de los ciudadanos, lo que ayudaría a fortalecer la democracia, pues apuntó que si el Poder Legislativo representa equilibradamente las fuerzas de opinión que hay en la ciudadanía, será un mejor contrapeso contra el Ejecutivo, toda vez que a ese le cuesta más trabajo influir en un órgano que tiene mayor representatividad.

Comentarios