Desarrollo económico

178
Eduardo Cerecedo Sáenz

Desde luego, con el voluntarismo no solo se le minimiza e ignora a la población en sus necesidades pretendiendo que son atendidas, sino que también es afectada más.

Por otro lado, los que ven en los cambios una oportunidad de consolidar su poder, ayudados por la modificación oficiosa de la ley, deben considerar que nuestra ciudadanía, hoy más educada y con necesidad de progreso, requiere resultados en lugar del aumento de voluntarismo. Porque a menudo escuchamos sobre “lo correcto” que se están haciendo las cosas en el país, lo que representa solo un aspecto; el otro matiz es “hacer las cosas correctamente”, que se refiere a cómo lograrlo, porque es mucho más complejo ejecutar los planes que solo mencionar la estrategia.

En México existe un déficit del matiz de hacer las cosas correctamente que debe ser abordado, porque la ciudadanía cada vez más se interesa en mejorar ese aspecto. Por ello, la meta de alcanzar el desarrollo socioeconómico requiere que provean similares oportunidades, que se otorguen herramientas públicas con instituciones e infraestructura adecuada y de vanguardia; por ello, se requiere generar riqueza, por eso no basta con tener recursos naturales abundantes como sería el caso de la energía solar, al contrario se requiere transformarla, además de mucho trabajo tanto de ciencia como de desarrollo tecnológico, de innovación, de asumir riesgos y habilidad comercial para darles valor agregado, eso es en todos esos procesos donde el papel de las universidades cobra la mayor relevancia.

Por lo anterior, la base del desarrollo económico comienza con el complejo proceso de creación de riqueza, que requiere de un ambiente de libertad para emprender e innovar y dar facilidad para realizar tales acciones en un entorno adecuado. También, generar riqueza requiere de un Estado de Derecho real que haga cumplir las leyes, además de un esfuerzo colectivo procurando una protección social efectiva y avances sustanciales en los derechos de la ciudadanía. El Estado debe tener reglas institucionales claras con un plan bien definido con alcances a largo plazo, procurando igualdad de oportunidades educativas, con sistemas de protección a grupos vulnerables y desarrollo de infraestructura de vanguardia funcional de buena calidad, ello permitirá que el mercado opere, se instale y la leyes se hagan cumplir, se modifiquen y perfeccionen por el bien de la sociedad y se castigue a los transgresores.

Todo ello deberá ser acompañado de un enfoque de vanguardia de cara al siglo XXI teniendo como pilar fundamental una sociedad del conocimiento con universidades fuertes con infraestructura adecuada, porque de ello depende el desarrollo económico moderno como parte de una economía global, competitiva y tecnológica. El segundo pilar es crear un Estado sin voluntarismo político, moderno, ágil, bien orientado y encaminado hacia un genuino desarrollo.

Comentarios