Luego de una extenuante semana de ensayos y clases, Ilse Arévalo, Acela Márquez, José Flores, Juan Cosmes, Josué Suárez, Jaime Vergara y Mario Alberto subieron a escena

Mineral de la Reforma.- Talento y energía fue lo que derrocharon los siete participantes del segundo Curso de dirección orquestal de la OSUAEH, durante la gala del viernes, en la que el repertorio estuvo protagonizado por piezas de Mozart, Dvořák y Moncayo.

Luego de una extenuante semana de ensayos y clases, Ilse Angelina Arévalo, Acela Julieta Márquez Soto, José Cándido Flores Apolinar, Juan Carlos Cosmes Montiel, Josué Israel Suárez García, Jaime Vergara Montoya y Mario Alberto Gatica debutaron con los 80 músicos de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (OSUAEH), todo ellos presentados por el director artístico de la agrupación, Gaétan Kuchta.

La gala, llevada a cabo en el aula magna Alfonso Cravioto Mejorada, en el Centro de Extensión Universitaria (Ceuni), comenzó con la obertura La flauta mágica de Wolfgang Amadeus Mozart, bajo la batuta de Ilse Angelina Arévalo.

Posteriormente, Acela Julieta Soto pisó el escenario con el primer movimiento de la Sinfonía no. 1 de Ludwig van Beethoven, la energía que imprimió en la batuta pudo reflejarse en la ejecución por parte de los músicos de la embajadora cultural de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

Luego, el trompetista con trayectoria como director de orquesta José Cándido Flores Apolinar dirigió el segundo movimiento de la Sinfonía no. 5 de Piotr Ilich Tchaikovski, con precisión y elegancia.

Tras la ola de aplausos, el hidalguense exalumno de la Escuela de Música del Estado de Hidalgo (EMEH) Juan Carlos Cosmes Montiel robó la atención de los asistentes al dirigir el “Huapango” de José Pablo Moncayo, con lo que también logró las palmas de la audiencia.

El programa continuó con la Obertura de las bodas de Fígaro, escrita por Mozart, y dirigida en esta ocasión por Josué Israel Suárez García, quien también imprimió energía en la batuta para una interpretación a destacar.

En la recta final, Jaime Vergara Montoya, egresado de la licenciatura en música de la UAEH, salió a escena para demostrar sus habilidades de dirección de orquesta con el segundo movimiento de la Sinfonía no. 9 de Antonín Dvořák.

Fue Mario Alberto Gatica, estudiante de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), quien cerró la gala con el cuarto movimiento de la Sinfonía no. 9 de Dvořák, lo que le valió para recibir la ovación del público y el reconocimiento de los músicos y su director artístico.

Gaétan Kuchta externó que el curso obedece al compromiso que tiene la OSUAEH de fomentar e impulsar la formación de nuevos talentos, además de abrir el camino a la nueva generación de nuevos directores de orquesta.

Esta semana, la OSUAEH recibirá de nueva cuenta como solista invitada a la violinista francesa Anna Göckel en la gala titulada Entre Médicos y Músicos, con piezas de Lv Beethoven, G Olmedo y P Dukas.

  • Gaétan Kuchta externó que ese curso obedece al compromiso que tiene la embajadora cultural de la Autónoma de Hidalgo de fomentar e impulsar la formación de nuevos talentos. El repertorio estuvo protagonizado por piezas de Mozart, Dvořák y Moncayo
jóvenes directores,OSUAEH

Comentarios