Septiembre, octubre y noviembre son meses propicios para discutir la forma en que los gobiernos se proveerán de recursos para operar el próximo año. Los ayuntamientos discuten de qué forma pueden ampliar su presupuesto para hacer más obras, mejorar los servicios, emprender esos proyectos que puedan cambiar el rostro de las demarcaciones. En Pachuca la discusión se centró en dos rubros: la posibilidad de aumentar de forma generalizada el predial 10 por ciento y el cobro correcto de las licencias de funcionamiento a comercios. Finalmente la asamblea decidió apostarle a cobrar las licencias de funcionamiento a comercios, con lo que terminó la controversia que desató el síndico procurador Francisco Carreño Romero, quien propuso eliminar su cobro. Según Tellería, finalmente logró reunirse con representantes del Consejo Coordinador Empresarial y la Canaco para aclarar dudas, después de lo cual “aceptaron trabajar en conjunto”. Precisó que su administración revisa las tarifas de las licencias de funcionamiento, conforme a su propio reglamento. Falta escuchar la contraparte del ayuntamiento y corroborar que, en efecto, dieron marcha atrás a su postura de eliminar el cobro de las licencias de funcionamiento. Si es así, entonces el ayuntamiento empezará bien el próximo año pues evitará el descontento ciudadano que hubiera provocado el aumentar 10 por ciento la tarifa del impuesto predial, cuyo cobro es sensible para el ya de por sí apaleado bolsillo de la población. Por otro lado, el ayuntamiento tendría a contribuyentes cautivos, como lo son los empresarios, a quienes es más fácil cobrarles sus contribuciones. La alcaldesa borda fino para iniciar bien su administración. De filón. También respecto al ayuntamiento capitalino, sería un acierto que lograran negociar con la empresa Moviparq que de las multas recaudadas, 50 por ciento quedara en las arcas del ayuntamiento y el resto se fuera a la empresa. Hoy, vale la pena recordar, el ayuntamiento solo se queda con 10 por ciento.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios