Tezontepec.-

Debido a que el sacerdote Juan José Mociño fue agredido físicamente por sujetos que no fueron identificados, vecinos de Tezontepec se organizaron para brindarle seguridad.
Derivado de los hechos, el párroco no denunció ante la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJEH).
Hasta el momento, tampoco había solicitado seguridad, ni a la Policía municipal ni al gobierno del estado.

De acuerdo a lo difundido en redes sociales, desde hace tiempo, el párroco había recibido amenazas por medio de su teléfono celular, según dieron a conocer algunos fieles, quienes abundaron que el padre incluso se había visto obligado a dejarlo de usar.
Se presume que derivado de esas llamadas, el sábado por la noche, tras concluir con las confesiones parroquiales, el clérigo abandonó la iglesia y se dirigió en su automóvil a un establecimiento de comida, donde, según feligreses, cenaba regularmente.
A las 22 horas, aproximadamente, según testigos, de un vehículo tipo Jetta descendieron al menos tres sujetos, quienes comenzaron a golpearlo.

Además, se llevaron objetos del su vehículo como libros, documentos y estolas. El ataque al cura ha causado indignación en la ciudadanía, quienes se organizan para apoyarlo con seguridad.
La comunidad católica se auxilia para dar con los responsables, en caso de que las agresiones para el sacerdote Juan José Mociño sean derivadas de una situación interna de la parroquia.

Comentarios