Pachuca.- Familiares y asesores jurídicos de Merani HM, vinculada a proceso por el presunto delito de robo en agravio del hotel Fiesta Mexicana, acusaron que las autoridades de justicia se niegan a aceptar pruebas que podrían demostrar la inocencia de la joven, entre ellas el reporte policial de los agentes municipales que acudieron como primer respondiente.

Los documentos y videos que hicieron llegar a la redacción de este diario muestran que la mañana del 9 de mayo, cuando ocurrieron los hechos, dos agentes municipales acudieron al hotel tras recibir el reporte de un supuesto asalto.

En el sitio se entrevistaron con la ahora imputada, quien refirió que cerca de las 3:24 horas recibió una llamada al teléfono de recepción donde le indicaban que marcaban del SAT y ese día darían una certificación, pero a las 7:30 horas debía depositar una deuda que tenían con ellos.

Para ello, la joven explicó que le indicaron abrir la caja fuerte del hotel y sacar el dinero, por lo que se vio obligada a forzarla; sin embargo, aseguró que no lo depositó tras considerar la situación sospechosa y decidió dar parte a las autoridades.

Asimismo, la tarjeta informativa emitida detalló que los agentes se entrevistaron con la gerente del hotel, quien les externó que procederían legalmente contra la joven; y en un testimonio grabado, comentaron que la trabajadora se mostraba renuente a llenar el acta de la entrevista, pues en ese momento se encontraba hablando por teléfono con el dueño del sitio.

Además, mencionaron que la mujer les habría comentado en un primer momento que desconocía la cantidad exacta que había al interior de la caja fuerte, pese a que la carpeta de investigación fue iniciada por el presunto robo de más de 200 mil pesos.

Finalmente, el documento describe que antes de concluir el llenado del acta correspondiente, al lugar arribaron cuatro agentes ministeriales del grupo de robos, mismos que aseguraron que “por indicaciones de su comandante, ellos se harían cargo del hecho, ya que Edgar Facundo Guerrero, dueño del hotel, había solicitado el apoyo directo a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) para que se hicieran cargo de dicha situación”.

No obstante, familiares de Merani expresaron que dichas pruebas no fueron consideradas para el caso y la presencia de los municipales no se reconoció, por lo que la joven deberá permanecer cuatro meses en prisión preventiva hasta la continuidad del proceso, aunque no descartan la posibilidad de un amparo para obtener su libertad.

Comentarios