• Despidos a raja tabla
  • ¡Así no, don AMLO!

Después de perder a un hijo, nada más doloroso que perder el empleo.

Sin embargo, esa tragedia parece no registrarse en el código de ética de la llamada cuarta transformación (4T).

Hoy por hoy, los despidos se dan como un virus exterminador: en todos los niveles, sin contemplaciones ni mucho menos con opciones de reacomodo para miles de trabajadores del gobierno federal y capitalino.

La angustia es cuasi generalizada: “Solamente estamos esperando el momento fatal en el cual nos manden llamar de recursos humanos o nos llegue el memorándum de despido…”, comentan a esta columna trabajadores del DIF nacional, donde hasta hoy han despedido a 300 empleados, incluidas madres solteras.

Angustia. El miedo a perder el trabajo.

Serían decenas de miles los empleados que, tan solo en diciembre, perderían su trabajo.

La tabla rasa laboral utilizada por la 4T es tan insensible como inhumana: dejan sin trabajo parejo, sin importarles si es personal sindicalizado o de confianza. Meten la tijera cruel sin considerar a familias, necesidades, sueños y frustraciones. Recortan sin estudios profesionales previos o un análisis a fondo que permitan determinar qué trabajos son onerosos y cuáles son en verdad necesarios. La orden, es: que se ajuste donde sea urgente, y nada más. Ven a los empleados como simples números, no como seres humanos con necesidades cotidianas.

Vaya paradoja: AMLO arremetiendo en contra del neoliberalismo y, de entrada, su gobierno y sus colaboradores se comportan como neoliberales a ultranza: a despedir gente sin pudor y a raja tabla para que cuadren los números.

El desempleo se da por todos lados dentro de la 4T.

Una tragedia.

¡Así no, don AMLO!

*****

Echemos un vistazo a las cifras dolorosas del desempleo en la era de la 4T:
El presidente López Obrador ha ordenado el despido de 70 por ciento de los trabajadores de confianza del gobierno federal, que ascienden a alrededor de 258 mil, según cifra del Inegi. Es decir, quedarían sin empleo cerca de… ¡176 mil personas! Pregunta para AMLO: ¿Acaso los trabajadores de confianza no comen? ¿No tienen necesidades? ¿No tienen hijos? ¿No necesitan educación? ¿No requieren un mejor nivel de vida? Ya sabemos qué se necesita para tener plaza dentro del gobierno: ser amigo del líder sindical o comprarla con dinero. La eficacia, que se joda. Es injusto para los empleados de confianza que se les trate de manera inhumana, como si fueran mexicanos de segunda. Pésimo antecedente para la 4T.

Hasta ahora, se le ha pedido a más de 52 mil funcionarios públicos su renuncia, desde jefes de departamento, subdirectores de área, directores de área, directores generales adjuntos, coordinadores de asesores, directores generales, jefes de unidad, oficiales mayores, subsecretarios y secretarios de Estado (estos dos últimos niveles son más que justificados por razón del cambio de gobierno).

Y más: De la cuenta de Twitter de @LourdesMelgar: “Esta noche, 367 funcionarios @CRE_Mexico (Comisión Reguladora de Energía), 60% del personal, llegaron a sus hogares a anunciar que la Navidad será amarga y el Año Nuevo aún más. Aun con 25 años de experiencia, son desechados por que @SHCP_mx los clasificó como ´eventuales´ y por recorte al presupuesto (sic)”.

De la cuenta de Twitter de @Carlos Ramírez F: “Hoy fue el último día de 90 personas en la @CONSAR_mx. Una cuarta parte de la institución. Razones: ninguna. Lo lamento mucho x ellos, sus familias y el sistema de pensiones (sic)”.

Y sobre ese tema grave, el confiable columnista financiero Enrique Galván Ochoa advirtió también en esa misma red social: “Están interpretando y ejecutando de la peor manera las instrucciones del presidente. Van a crear un problema social con tantos despidos”.

En las áreas de comunicación social, debido a la centralización de información que correrá a cargo de la presidencia de la República, esas oficinas prácticamente han desaparecido, con el subsecuente desempleo en el sector. Ello, sumado a los fuertes recortes en los medios de comunicación, ha convertido a la rama periodística en una de las más castigadas por el desempleo. Aquí, es clave preguntar: ¿Cómo será manejada la distribución de publicidad oficial? De ello dependerá, en gran medida, la sobrevivencia financiera de diarios, revistas, programas de radio y de televisión.

*****

Hay tensión, angustia y frustración por la ola de despidos que se está dando en el nuevo gobierno, bajo el pretexto de la 4T.

No, señores: correr a gente solo porque no cuadra con los planes económicos de la nueva administración o simplemente porque son de confianza, es una canallada. Es atentar contra la estabilidad laboral, económica y emocional de los despedidos. Sacar la tijera y recortar a tontas y a locas, es una irresponsabilidad mayúscula.

No se vale que un gobierno llamado de izquierda, llegue con desplantes autoritarios laborales de la derecha más radicalizada: la que –insistimos– ve a los trabajadores como simples estadísticas y no como padres de familia o madres solteras que necesitan sus trabajos. Es una crueldad.

Por ello, decenas de miles de despedidos por la 4T, recriminan: ¡Así no, señor López Obrador!
Felicidades. A pesar de algunas señales preocupantes, principalmente en el renglón económico, no podemos dejar de enviarles a los lectores de esta columna y a todos mis compañeros en Sin Embargo Mx, un abrazo navideño cálido y afectuoso. Felicidades.

Twitter: @_martinmoreno
Facebook / Martín Moreno

Comentarios