La mayoría de jóvenes oriundos de Atotonilco el Grande no tienen la posibilidad de acceder o mantenerse en los sistemas de educación media superior y superior, lo que impide la oportunidad de mejorar su futuro

ERICK BACA BADILLO*
Pachuca.- En Hidalgo, seis de cada 10 personas cuentan con estudios básicos, es decir, cursaron hasta la secundaria; dicha situación va en aumento en localidades rurales, donde apenas el 20 por ciento de la población cuenta con ese nivel de formación, de acuerdo con datos de 2017 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Según dicha información, en el caso de Atotonilco el Grande, municipio ubicado en la zona centro del estado, el grado de escolaridad de su población de 15 años o más es de 6.

9 años, es decir, las personas de ese sector apenas alcanzan el primer año de secundaria.

Además, datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) demuestran que casi la mitad de la población de dicho municipio hidalguense está en situación de pobreza moderada.

En ese contexto, la mayoría de jóvenes oriundos de Atotonilco el Grande no tienen la posibilidad de acceder o mantenerse en los sistemas de educación media superior y superior, lo que impide la oportunidad de mejorar su futuro.

En 2018, en la localidad Montecillos existió un grave problema de deserción escolar a nivel bachillerato al inicio del semestre julio-diciembre, pues de 17 estudiantes que comenzaron el curso respectivo, siete dejaron de asistir a clases, tres de ellos por dificultades económicas.

“Fue la falta de dinero lo que hizo que dejara de estudiar, pues mi mamá era la única que se hacía cargo en ese tiempo de mí y de mis hermanos; yo trabajaba de chalán en una maderería los fines de semana, pero ni así podíamos con los gastos, pues mi hermano igual se encontraba estudiando la secundaria y mi hermana mayor estaba a punto de terminar el Cecyteh (Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Hidalgo)”, narró Noé Téllez, uno de los jóvenes que dejó de estudiar.

No todo está perdido

Con la reforma educativa, que entró en vigor en 2013, fue modificado el artículo tercero de la Constitución y fue establecida la obligatoriedad del Estado de prestar servicios educativos para que toda la población pueda cursar la educación preescolar, primaria, secundaria y media superior.

Por lo anterior, en Atotonilco el Grande fueron construidos más telebachilleratos comunitarios, por lo que actualmente en el municipio hay 11 planteles de ese sistema, así como dos unidades del Cobaeh y un módulo de educación a distancia, este último con el propósito de apoyar a quienes viven en las zonas más apartadas.

Sin embargo, la apertura de más instituciones educativas no resolvió el problema de la deserción escolar, por lo que Inés Ascencio afirmó que aplican estrategias para evitar que estudiantes abandonen la escuela.

Entre las estrategias aplicadas está el hacer que el estudiante se sienta parte del plantel, así como reducir las cuotas de inscripción, por lo que actualmente solo pagan 190 pesos.

Además, proporcionan libros de texto y uniformes de manera gratuita, dan acceso a becas de manutención y estudiantes que mantengan un promedio de 9.1 o más quedan exentos del pago de inscripción.

  • De acuerdo conel Inegi, el grado de escolaridad de la población de ese municipio, con 15 años o más, es de 6.9 años
  • La mitadde la población padece pobreza moderada, eso hace que el factor económico sea la causa principal del fenómeno
  • La apertura de más instituciones educativas no resolvió el problema

La pobreza no es el único problema

Con respecto a la deserción escolar en la región, la directora del telebachillerato de Montecillos María Inés Ascencio Flores afirmó que existen otras causas por las cuales los jóvenes deciden hacer a un lado sus estudios, tales como el embarazo, la migración hacia Estados Unidos (EU) y el pensamiento machista de algunos padres de familia.

Juan Gutiérrez fue uno de los siete jóvenes que abandonó sus estudios, ya que emigró al país vecino del norte con la intención de trabajar y obtener recursos debido al embarazo de su novia, quien a su vez dejó la secundaria.

Las autoridades del telebachillerato aseguraron que al registrar un caso de embarazo adolescente intervienen para evitar la deserción de la estudiante.

“Una chica se acaba de aliviar y estamos en espera de que regrese; estamos tratando de apoyarla con pañales y ropa. Además, en esa situación las alumnas obtienen una beca para madres de familia”, explicó Inés Ascencio.

Además, el llamado “sueño americano” es la segunda causa de deserción escolar después de la pobreza, consideró Jaime Baca, profesor del telebachillerato de la localidad Santa Cruz, quien cuenta con solo tres estudiantes hombres, debido a que la mayoría de los jóvenes deciden marcharse a EU en un intento de mejorar la vida de sus familias.

“De mis compañeros de clase desertaron tres, uno de ellos se fue a Estados Unidos, ya que le ofrecieron trabajo por contrato; los otros dos igual se fueron a trabajar, sin embargo, ellos lo hicieron de mojados”, relató Carmen Guzmán, alumna del telebachillerato.

María Inés y alumnas coincidieron en que el miedo al fracaso también influye en que algunos de estudiantes abandonen el bachillerato.

Deserción escolar
Deserción escolar

Comentarios