Empezamos el tercer mes de este 2017 y el panorama político para quienes detentan el poder, en lugar de aclararse aunque sea un poco, pareciera que se vuelve más y más complicado e impredecible. No olvidemos que una buena parte de su preocupación está en la elección presidencial del año próximo.
1.- Trump, en lugar de pensar un poco mejor las cosas, sigue pisando el acelerador, y aunque pareciera que todo su plan se fragmenta, de que cada vez aparecen más personajes en su contra –¡Hasta el mismísimo George Bush ya se pronunció contra él!–, este hombre parece decidido a seguir adelante sin medir las consecuencias. Pero el que a Trump se le ponga más negro el panorama, no pronostica necesariamente que el gobierno que encabeza Peña vaya a tener las cosas más fáciles a mediano plazo. Varios analistas están insistiendo, y yo creo que con razón, en que el presidente gringo vino a alborotar el avispero y ha puesto en mayor evidencia, lo cual parecía difícil, la incapacidad política y económica que tiene este gobierno para enfrentar la crisis que se nos avecina. Tanta es su incapacidad de plantear alternativas claras que las iniciativas de toda índole están rebasando por todos lados a un gobierno cada vez más encerrado en un discurso que ya nadie toma en serio.
2.- Muchas de las actividades que están tratando de impulsar contra su adversario directo, el Peje, no solo no están funcionando, sino que con la cortedad de miras con que las están intentado realizar sus ataques, y los individuos poco creíbles a quienes se les están encargando realizar dichas acciones contra él –como el gobernador de Veracruz, el dirigente del PAN, Josefina, Margarita, Calderón, etcétera–, en lugar de lograr los efectos deseados, la oleada a favor de Obrador pareciera cobrar más fuerza.
3.- El día 8 de marzo con la acción multitudinaria de mujeres no solo en México, sino en el mundo, los principales cuestionados serán todos aquellos gobiernos que han seguido en los hechos, aplicando políticas que han deteriorado las condiciones de vida de todas ellas. Y si un gobierno ha hecho tal cosa, es el de Peña, ayudado por la inmensa mayoría de los gobernadores actuales en nuestro país, que con declaraciones y más declaraciones no han sido capaces de disminuir el grave ambiente de agresión criminal que las mujeres de México viven desde hace bastantes años, pero que ha empeorado durante el presente sexenio.
4.- Todavía tienen el descaro de seguir diciendo que gracias a las reformas estratégicas, nuestro país ya alcanza a ver la luz al final del largo túnel donde nos metieron. Mentiras. Las cifras de la última semana son apabullantes. El pronóstico de crecimiento de la economía mexicana se redujo de un plumazo para este año a la mitad. Las cifras de las pérdidas acumuladas en Pemex y la CFE son realmente escandalosas. Las restricciones que van a surgir de los decretos y acciones de Trump van a complicar aún más este jodido aspecto de nuestro país.
5.- La clase política no pareciera darse cuenta y mucho menos preocuparse por el tsunami que se le viene encima. Los funcionarios de todo tipo y de todos los niveles siguen aumentándose el sueldo. Siguen comprando autos del año y de lujo, equipados para la guerra. La burla ya ni la perdonan diciendo que si les reducen su sueldo se tendrán que poner a robar, como si no hubiesen estado en esa tarea desde hace mucho. No les ha hecho mella tantas voces de rabia y manifestaciones de un profundo enojo muy arraigado. Siguen gastando en la preparación de los regalos con los cuales pretenden comprar las conciencias de la gente de costumbre, para que en 2018 vuelvan a votar por ellos.
¿Hay alguien que dude aún sobre la imposibilidad de que el PRI triunfe el año próximo, y que si lo instrumenta de manera que lo haga aparecer así, tendrá que ser a través de un gigantesco fraude que detone importantes brotes de violencia en muchas zonas del país?

[email protected]

Comentarios