Desgastar al próximo presidente de México desde los sectores económicos, políticos y sociales con el apoyo de los medios de comunicación “chayoteros”, es la estrategia echada a andar por la“mafia en el poder” que se opone a perder privilegios, poder y riqueza a costa de la pobreza de la mayoría de los mexicanos, como lo hicieron durante décadas bajo los corruptos gobiernos de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN).

La estrategia es magnificar los supuestos “errores” de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y de las personalidades que ha propuesto para ocupar encargos en las diferentes secretarías públicas a partir de que asuma la presidencia de la República el primero de diciembre, para hacerlos parecer ante los ciudadanos que los eligieron como incapaces, torpes, sin “tablas” para conducir las riendas del país, ello con la finalidad de que al interior de la sociedad crezca la desesperanza y aumenten las críticas al nuevo gobierno.

Pretenden capitalizar el descontento del pueblo para abonar el camino para su pronto regreso al poder, de ese del que fueron echados mayoritaria y contundentemente por el pueblo en las pasadas elecciones del primero de julio, quien literalmente los echó con una patada en el trasero por corruptos, voraces, cínicos e hijos de la chin…a.

Es el caso de la multa millonaria que el Instituto Nacional Electoral (INE) pretendía aplicar al Movimiento Regeneración Nacional (Morena) por el supuesto desvío de recursos públicos para simular el apoyo a los damnificados por el sismo del 19 de septiembre de 2017. El INE ya reculó en sus señalamientos y reconoció públicamente que no hubo uso de dineros públicos para ese fin altruista, cosa que los gobiernos federal y estatales no hicieron con la ayuda recibida por donantes nacionales y extranjeros, misma que “desapareció”.

Así como el anterior asunto descrito, han aparecido una serie de señalamientos y críticas por parte de la “mafia en el poder”, la cual utiliza a los periodistas, columnistas y analistas “chayoteros” para tratar de generar confusión entre los ciudadanos de que posiblemente no eligieron bien el pasado primero de julio, pero la realidad es que se trata de un “montaje” para tratar de desgastar a AMLO y a Morena, incluso mucho antes de que asuma el poder, lo cual ocurrirá el primero de diciembre.

Hoy aparecen grupos sociales movilizándose para exigir al político tabasqueño que cumpla con sus promesas de campaña cuando ni siquiera el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ha “validado” la pasada elección presidencial, lo cual resulta absurdo, ya que ahora se ponen muy exigentes con el que será el nuevo gobierno pero fueron muy dóciles y condescendientes con el gobierno de Peña Nieto y toda su ola de corruptos funcionarios que le acompañaron en la empresa de joder a México.

Los gobernadores, esos que se mostraron “rabiosos” contra la posibilidad del triunfo de López Obrador y los candidatos de Morena, y que después del triunfo inobjetable y aplastante de Andrés Manuel se la tuvieron que comer –hablo de su orgullo–, hoy intrigan en lo oscurito para tratar de blindarse y no perder poder ante las mayorías legislativas morenistas en la mayoría de los congresos estatales.

Son varias las decisiones del político tabasqueño que han enervado a la “mafia en el poder”, como si le dieran un rodillazo en la entrepierna: La reducción de los salarios de la alta burocracia, la venta del avión presidencial que “ni Obama lo tiene” y la propuesta de designar a vicegobernadores que tendrán el encargo de cuidarles las “uñas” a los gobernadores en el ejercicio del presupuesto público asignado.

Son varias las voces de descontento que señalan que si les bajan sus magníficos emolumentos no tendrán más remedio que robar y corromperse, como lo declaró la próxima senadora plurinominal Xóchitl Gálvez. Sin embargo, esa decisión del tabasqueño ha sido bien acogida por la mayoría del pueblo, ya que estaba hasta la madre de que solo unos cuantos se enriquecieran a costa de la pobreza de la mayoría de los ciudadanos.

Por esa razón, resulta fundamental no dejarse engañar por las sesudas opiniones, artículos y análisis de los opinadores y periodistas “chayoteros” que lo único que buscan es generar desconcierto, desánimo y desconfianza en torno a AMLO para “desgastarlo” y allanar el camino para la “mafia en el poder”. Por eso, mucho ojo y aliméntense sanamente.

Comentarios