Despide IMSS a cirujano que denunciaba abusos en Pachuca

5267
imss

Ciudad de México.- Como parte de las constantes denuncias emitidas por Raúl Sánchez Lozada por abusos contra pacientes, el IMSS decidió cesarlo de su cargo como cirujano ante el supuesto de estar incapacitado para realizar su labor por padecer psicosis.
En 2013, el médico del IMSS asignado al hospital general de zona uno de Pachuca inició una lucha ética, personal.

Como estudiante de medicina, en el hospital general de México, yo recibí una instrucción muy concentrada en el aspecto humanista del servicio médico, hacemos lo que hacemos por el bienestar de la gente; está al principio, en medio y al final del proceso, así fui formado.

En su relato abundó:

pero cuando empecé a trabajar en el Instituto Mexicano del Seguro Social me encontré con que ahí hace mucha falta ese valor por lo humano, por la vida y la dignidad de los pacientes. En el IMSS yo recibía instrucciones administrativas que iban en contra de la salud de mis pacientes y comencé a denunciar esa situación.

En septiembre de ese año, Sánchez Lozada recibió la orden de realizar una operación a un paciente de cáncer, pese a que él no es especialista en oncología, lo cual dejó sentado por escrito.
Luego, el 3 octubre de 2013 denunció ante el órgano superior de control del IMSS que, dos días antes, le ordenaron dejar para el final la operación del paciente más grave de su turno, debido a que “iba a ensuciar la sala”.
Después, en noviembre de ese año relató que sus superiores le habían negado quirófano para operar de emergencia a una mujer con “perforación intestinal”, la cual aguardaba atención desde el turno previo.

Esa mujer debió esperar a que todos los pacientes que no enfrentaban una urgencia médica fueran operados.
Mis superiores me pedían dejar para el turno de la noche a los pacientes que llegaban a urgencias durante el día, aunque requirieran entrar al quirófano inmediatamente, con el argumento de que el médico de la noche no tenía mucha carga de trabajo; o me pedían dejar las cirugías de urgencias para el final, para no ensuciar el quirófano.

Casos similares reportó en 2014 y en 2015, su última queja fue por la falta de antibióticos y analgésicos requeridos por pacientes recién operados.
Entre 2013 y 2015, en el órgano interno de control se acumularon al menos una decena de quejas presentadas por el médico, en las que denunciaba la mala atención brindada a pacientes de Hidalgo, a causa de decisiones administrativas.
Después, a principios de 2016 todas esas denuncias generaron un resultado: Raúl Sánchez Lozada fue separado de su cargo como cirujano del IMSS.

No me despidieron, me declararon incapacitado permanentemente, me declararon con psicosis, es decir, literalmente me tiraron de a loco.

Sánchez Lozada es cirujano general egresado en 2002 con mención honorífica, además de autor de dos libros sobre tratamientos médicos y varios artículos en la materia publicados en revistas especializadas.

Comentarios