Una de las formas más claras de medir el progreso de una sociedad se encuentra en el estado de salud de su población. Si un pueblo está sano, quiere decir que todo lo demás marcha bien. Pero si, por el contrario, encontramos, como sucede en nuestro país, que tenemos una población con graves problemas de obesidad (somos segundo lugar mundial después de Estados Unidos) y que además padece enfermedades crónico degenerativas que comprometen la viabilidad de nuestro sistema de salud, entonces sabemos que las cosas no andan nada bien. En ese contexto, Hidalgo destaca, pero no de manera positiva. Resulta que en esta temporada de influenza la entidad está en cuarto lugar nacional en cuanto a la proporción de casos positivos (12.1 por ciento) respecto a los casos sospechosos detectados. De igual forma, Hidalgo está ubicado entre los cinco estados con mayor número de defunciones por influenza, lo que habla de que no tiene una política efectiva de vacunación y también denota que una buena parte de hidalguenses padece de enfermedades como hipertensión arterial, diabetes, insuficiencia renal y obesidad. Por si fuera poco, Hidalgo también destacó por la mala salud dental de sus habitantes. Resulta que somos el quinto estado con la proporción más baja en cuanto a niños libres de caries, pues solo 14.9 por ciento está libre de ese padecimiento. Esto quiere decir que 85 por ciento de la población infantil tiene caries. ¿Qué pasa con la salud de los hidalguenses? Esos dos ejemplos nos dicen que la entidad no camina bien en ese sector, pero también habla de que hay carencias en todo lo demás. El subdesarrollo, como en el caso de la salud de la población, no puede ocultarse debajo de la alfombra. De filón. Afortunadamente el dirigente del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Municipio de Pachuca (SUTSMP) Percy Espinoza Bustamante manifestó que este año no veremos la película de la huelga que ocurrió en 2019. Dice que ahora sí hay disposición al diálogo para atender sus demandas sindicales. ¿Tendrá que ver que este es un año electoral?

Comentarios