Destaca Trump muertes en país

316
Trump,muro fronterizo

AGENCIA REFORMA
Washington.-Donald Trump aprovechó la época sangrienta que atraviesa México para volver a argumentar la necesidad de construir un muro fronterizo.

En los ˙últimos días, la promesa que se convirtió en un emblema de su campaña volvió a liderar la agenda del presidente, quien utilizó un nuevo estudio sobre el incremento de la violencia en el país para reforzar su iniciativa.

“Una de las razones por las que necesitamos gran seguridad fronteriza es que la tasa de homicidios de México en 2017 aumentó 27 por ciento, hasta 31 mil 174 personas muertas, ¡un récord! Los demócratas quieren fronteras abiertas. ¡Yo quiero la máxima seguridad fronteriza!”, escribió Trump en Twitter.

Además, exigió el respeto al servicio de control de inmigración y aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y los profesionales que, afirmó, están encargados de hacer cumplir la ley.

Los datos a los que el mandatario hizo referencia fueron presentados el lunes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y arrojaron que México se situó, por primera vez, en la tasa de 25 muertes por cada 100 mil habitantes, por delante del índice criminal de países como Colombia y Brasil, tradicionalmente con números superiores.

Trump reviró la estrategia que planearon Mitch McConnell, el líder de la mayoría del Senado, y el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, para aplazar la disputa sobre el muro fronterizo para después de las elecciones legislativas de noviembre.

Sin embargo, el muro volvió a ser el centro de las polémicas que envuelven al presidente, quien además amenazó con provocar un cierre de gobierno el 30 de septiembre, cuando vencen los fondos del actual apoyo fiscal, si en el próximo pacto presupuestario no hay una partida destinada a levantar su tan prometida barrera fronteriza.

Ayer, el mandatario reforzó las advertencias y aseveró que no teme una posible suspensión administrativa.

“No me importa cuáles sean las ramificaciones políticas, nuestras leyes de inmigración y seguridad fronteriza han sido un desastre completo y total durante décadas y no hay forma de que los demócratas permitan que se solucione sin un cierre del gobierno”, aseguró ayer.

Mientras que Trump puso en la cuerda floja a su propio gobierno, reabrió el conflicto con México, después de llamar a los habitantes del país violadores y criminales durante su campaña, y en medio de las tensiones comerciales entre las dos naciones.

Comentarios