Ese mecanismo permite dar menos litros de combustible a los consumidores

Ciudad de México.- El titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) Ricardo Sheffield informó que en la verificación semanal que realiza a gasolineras fue detectada de nuevo la presencia de una especie de “gusanos” colocados en bombas despachadoras que permiten dar menos litros a los consumidores, lo que a nivel nacional representa cerca de 7 por ciento de las estaciones de servicio.

En la conferencia presidencial matutina, el funcionario federal presentó el informe semanal Quién es quién en el precio de la gasolina, y reveló el caso de una estación en Gómez Palacio, Durango, donde estaban los manipuladores tecnológicos.

“El 22 de enero de 2020, en una gasolinera ubicada en Gómez Palacio, Durango, personal de la Profeco detectó elementos ajenos a los sistemas de medición en dos dispensarios para el despacho de diésel. Estos elementos pudieran alterar los controles volumétricos y manipular diversas funciones relativas al despacho, cobro y registro, así como tentativamente, hacer que se expenda a los usuarios menos combustible del que pagan”, explicó el procurador.

Sheffield indicó que en el 80 por ciento de las gasolineras del país son despachados litros de a litro, pero en el 20 por ciento hay diversas irregularidades, entre ellas el uso de aparatos para despachar menos combustible, como son los llamados diablitos, rastrillos o una “especie de gusanos”.

“Son una especie de insecto alargado que conecta artificialmente el centro de control de la bomba y esto no es una trampa, es robar descaradamente… Estos aparatos tienen una figurita parecida a un insecto, los primeros que vimos era un cubito que se encimaba, antes cuando se hacía una verificación no se volteaba la tarjeta madre de la bomba”, explicó.

Agregó que “ahora lo volteamos y vemos el modelo que fue aprobado para el fabricante, los fabricantes proponen el modelo de la bomba, el cual es aprobado por el Centro Nacional de Meteorología en Querétaro. Nosotros tomamos esa base y vemos que no haya diferencias a veces las diferencias resultan muy evidentes”, afirmó el Ricardo Sheffield.

“Haciendo un muestreo del trabajo que hemos realizado, no pasa del 7 por ciento. También ha ayudado mucho la competencia de muchas marcas, que muchas de ellas tienen sus propios sistemas de verificación y de consumidores simulados, el mistery shopper, que le dicen en el argot de la mercadotecnia, para ir descubriendo que sus mismos franquiciatarios no estén realizando alguna conducta de este tipo que afecta sus marcas”, subrayó.

Comentó que esperarán las investigaciones que ya realiza la Fiscalía General de la República (FGR) para conocer si existe o no “una organización más compleja por parte de algunos proveedores en la industria” que elaboré los aparatos para despachas litros incompletos.

Comentarios