Mineral de la Reforma

Trombonista, director de orquesta y aficionado a la comida mexicana, Gaétan Kuchta llegó a la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (OSUAEH) y dio un giro completo a la experiencia de escuchar música clásica cada viernes en el aula magna Alfonso Cravioto Mejorada.
Su carrera en la música inició a los 14 años, en una difícil decisión, ya que a esa edad tocaba el trombón y practicaba el judo.

A los 14 años no sabía si me iba a hacer profesional del deporte o de la música, creo que fue más fácil la decisión porque me gustó mucho más la música; el judo es un deporte que toda la vida es solo y a los 35 años no se puede hacer más carrera, la música es diferente, si todo va bien yo puedo dirigir hasta que me vea morir en el escenario.

Para Gaétan la música significa compartir muchas cosas; después de tomar la decisión se fue de su casa para estudiar en la ciudad de la mostaza, Dijon, al este de Francia, ahí entró al conservatorio de la ciudad para iniciar con el aprendizaje de la historia de la música hasta la de cámara.

Fue muy fácil el acercamiento porque a los 12 o 13 años yo tocaba como trombonista en una orquesta pero era juvenil u orquesta de pueblo, o en la del conservatorio, pero es algo que me gusta mucho, fue un poco difícil entender para mis padres porque nadie en mi familia toca música, bueno mi hermana tocaba la tuba antes pero ahora ya no se dedica a esto y fue también difícil para mis abuelos porque para ellos la música no es un trabajo, por mucha influencia es como: ¿qué es tu trabajo?, ah yo soy músico. Ah qué bueno ¿pero tienes un trabajo real? Me pasa mucho.

Al final su familia vio el gusto y amor que Gaétan profesaba a la música y lo apoyaron en su camino por esa profesión.

Me acuerdo de un disco que tienen mis padres, la introducción es de música pop y fue de saxofón, yo dije: yo quiero tocar ese instrumento. Primero fue un sueño que tuvo mi mamá, ella quería tocar música cuando joven, pero como tenía mucho trabajo en el campo no pudo, después quiso que sus hijos se acercaran a este mundo y nosotros primero no queríamos, ¿qué es lo que se quiere a los seis años? Después quise tocar el saxofón pero no había plaza, creo que no fue de verdad y solo lo dijeron para llenar la clase de trombón, porque no había muchos niños que quisieran tocar ese instrumento y me gustó.

La infancia del músico transcurrió entre el campo, la televisión de su casa con cinco canales y sus clases de trombón, algo que disfrutaba mucho y lo acercaba cada vez más al mundo de la música. A los 17 años el director artístico de la OSUAEH tiene su primer acercamiento con una orquesta que un profesor en su escuela crea.

Pero yo la dirigí, fui un niño que estaba con el trombón atrás del grupo y hablaba mucho y entonces el profesor me dijo: Como tú hablas mucho entonces vas a dirigir; y eso me acercó a la dirección, me gustó mucho.

Dirigir una orquesta es para Gaétan compartir cosas.

Cuando levantamos la mano y baja lo que es que hay un sonido es una sensación rara pero muy buena y más que creo que con ellos y con otros yo comparto cosas, no hay un director y la orquesta; creo que es solo una orquesta es como un equipo, como el futbol; el ambiente es muy bueno.

La OSUAEH fue el siguiente paso en el camino del músico, luego de dirigir otras orquestas como la Brass Band Aeolus y la Orquesta del Conservatorio del Distrito 10 en París y crear la Sinfónica Juvenil de Borgoña.

Es que me encantó México, hay una parte que aquí es diferente de Francia y es que allá, como decimos, no somos profetas en nuestra tierra, porque en Francia hay algo, que si no sales del conservatorio de París o sin no entras ahí eres malo y yo no salí del conservatorio, para muchos yo soy malo, pero no importa, yo hago mis cosas en otro país ya que la música es universal así que aquí me dan la oportunidad de dirigir, no vieron primero mi currículo y dijeron: No entró aquí, así que no puede dirigir. Aquí es diferente, fue como: vamos a ver si trabaja bien y si lo hace, regresa; dos años antes me acerqué con la orquesta como director invitado.

Luego de ser director huésped de la OSUAEH y con la vacante disponible, Gaétan recibió la llamada de varios músicos que lo motivaron para regresar, postulándolo en el Patronato Universitario, mismo que lo llamó para presentar un proyecto a futuro de la orquesta de la casa de estudios.

Creo que ellos recibieron como 40 currículos y gracias a que ellos vieron el mío, luego estuve como dos semanas en febrero para ver cómo funcionaba la orquesta, si la administración era diferente y fue un cambio de vida, bueno, no un cambio como tal porque es el mismo trabajo que hago en Francia, pero sí un cambio de país y cultura. Fue un proceso de día a día. Me encanta la comida de aquí, mi estómago no, pero me encanta el clima de Pachuca, hay Sol en la mañana y después en la noche es fresco y se puede descansar, es una ciudad tranquila y tengo todo cerca.

El viernes primero de julio la primera temporada del 2016 de la OSUAEH llegó a su fin, para Gaétan ese primer viaje le deja un buen sabor de boca y ya se prepara para emprender el siguiente el 29 de julio, cuando arranque la segunda temporada de conciertos.

La gente está feliz, los músicos están felices, la administración está también feliz, el aula está cada semana llena, terminamos el mismo día que Juan Gabriel venía y 750 personas estuvieron aquí, totalmente lleno y está muy bien porque hay muchas personas que ahora saben que hay vida aquí, justo ayer me encontré unas personas que me dijeron: ¿podría hacer que mañana fuera 29? Les contesté que necesitamos descansar un poquito, pero bueno, la próxima temporada viene llena de sorpresas, son 19 conciertos y la verdad yo soy muy feliz, muy feliz de cambiar de vida para esto. Vamos por buen camino, es como subir una pirámide, los primeros escalones son fáciles, los últimos los más difíciles, por ahora no es tan fácil, pero creo que lo que sigue va a ser espectacular

, concluyó.

Trombonista y aficionado a la comida mexicana, el director de orquesta llegó a la OSUAEH y dio un giro completo a la experiencia de escuchar música clásica cada viernes en el aula magna Alfonso Cravioto Mejorada

No votes yet.
Please wait...

Comentarios