Según la tradición católica, los tres Reyes Magos de Oriente acudieron al nacimiento de Jesús de Nazaret para entregarle regalos de riqueza simbólica: oro, incienso y mirra. A más de 2 mil años del acontecimiento celebrado por la mitología cristiana, la abundancia manifestada por dichos reyes –quienes en realidad eran sacerdotes– vuelve con un cuarto talismán: el balón de futbol.

Como regalo adelantado en este Día de Reyes, la Liga doméstica regresa a las actividades en nuestro país. Tuvieron que pasar 19 días y 500 noches –como diría Sabina– para que el balón volviese a rodar en territorio azteca. El parón de casi tres semanas tuvo a los impacientes recalentando los mejores momentos de un gran año futbolístico como fue el anterior, por lo que las expectativas están puestas sobre varios clubes.

Está de sobra mencionar que los dos clubes que disputaron la final del Apertura 2018 volverán a ser protagonistas y fuertes candidatos al título. América llega como amo y señor de la pelota, habiendo conquistado los torneos varonil, femenil y sub17. Los de Coapa, que se espera se refuercen de última hora, tienen la mira puesta en el bicampeonato que se les negó en 2013.

Del otro lado, Cruz Azul sigue limpiándose las lágrimas a base de billetazos. Con las incorporaciones de Orbelín Pineda, Jonathan Rodríguez y el peruano Yoshimar Yotún, los de Pedro Caixinha pretenden espantar a los fantasmas que los persiguieron hasta el Coloso de Santa Úrsula. El proyecto de Ricardo Peláez dependerá, ahora sí, del trabajo mental en una escuadra que, en la nómina, va por todo.

Universidad Nacional representa la moneda en el aire para esta campaña. Bien lo dijo el goleador Carlos González: “(Sin refuerzos) seguramente vamos a tener desventaja”. En Pumas confían ciegamente en el potencial de la cantera y de la plantilla actual, misma que tuvo dos bajas y ninguna incorporación. Con ello, David Patiño deberá sellar las escotillas en un barco que navega sin complicaciones, pero que podría verse altamente comprometido con el primer diluvio.

¿Y los Tuzos? El equipo de nuestra ciudad encontró la chequera y desembolsó a lo grande. Sumando incorporaciones de alta calidad y renombre como Edwin Cardona, Víctor Dávila y el arquero Leonel Moreira, no hay pretexto para que los blanquiazules regresen a la fiesta grande tras dos años de ausencia.

El día de hoy termina el Guadalupe-Reyes, pero comienza la Liga Mx. El último regalo siempre es el mejor.

Comentarios