Hace tiempo Simón Bolívar dijo: “A este país lo guió un instinto que puede llamarse sabiduría de la naturaleza misma, pues no había modelos conocidos para sus creaciones, y sus doctrinas no tuvieron maestros ni ejemplos, como la inspiración que viene de lo alto”. En efecto, en la antigüedad existía un flujo de ideas limitado, pero las cosas han cambiado porque en la actualidad la red global transporta una cascada de estímulos de lucidez que favorecen la creatividad, y se multiplica la búsqueda de soluciones a los problemas, y la concepción de ideas que permiten emprender proyectos y el impulso creativo. Sobre la fuente de inspiración, José Emilio Pacheco recurrió a una fábula de un ciempiés y un científico de insectos: “Resulta que un buen día un entomólogo le pregunta al ciempiés cuál es la patita que mueve primero. El insecto se queda petrificado, porque no lo sabe. Agobiado, se paraliza, muere y cae ante la cuestión. Eso mismo me pasa a mí, no sé qué patita poética muevo en primer lugar.”

Pero no todas las preguntas son de “muerte” poco a poco se van trasladando las innovaciones y aplicaciones de los nuevos materiales, algunos con aire a ciencia ficción para pasar a formar parte de nuestra vida diaria como el teléfono celular, pantallas con materiales de tierras raras que pueden utilizar inteligencia artificial y ahorrar energía y agregar pixeles a imágenes antiguas y deterioradas aumentando su precisión, ordenes por voz para regular y encender equipos del hogar utilizando materiales semiconductores más eficientes.

Equipos para instalar en las ciudades para ser capaces de desarrollar la conducción autónoma, en salud, la creación de andamios para regenerar cartílagos, o el crecimiento celular, prótesis, nanorobots para terapias biomédicas, la síntesis de nanopartículas de materiales con propiedades físicas diferentes, la generación de tecnologías de extracción de materiales amigables al medio ambiente, entre muchas otras aplicaciones.

En efecto, durante el segundo Seminario Regional de Materiales Avanzados organizado por nuestra máxima casa de estudios, la UAEH, fueron presentadas investigaciones y sus resultados para fomentar la investigación, así como generar una mayor interacción con los profesores y estudiantes del área de materiales avanzados, además del fortalecimiento de la colaboración con investigadores de diversas instituciones nacionales como el caso de la doctora Cecilia Noguez Garrido, y extranjeras del doctor Miguel José Yacaman quienes realizan investigación de frontera. Ahí, el doctor Víctor Manuel Castaño Meneses, quien es una autoridad científica mundial en temas de materiales avanzados como “Nanomateriales en la industria espacial: Oportunidades para México”. Ahí dijo que la universidad está en el camino correcto, con sentido de rumbo, y que muchas de las aplicaciones que posiblemente se verán en el futuro en la industria espacial emanarán de trabajos de tesis e investigaciones de materiales avanzados que son realizadas cotidianamente en la máxima casa de estudios de la entidad. Asimismo, habló de su trabajo y mencionó que realizó películas de diamante depositadas en un sustrato, tanto silicio como acero inoxidable, a partir de ¡tequila!, utilizando la técnica de deposición química de vapor por inyección pulsada de líquido formadas por esferas nanométricas de diamante. Finalmente, ¡enhorabuena!, a nuestra máxima casa de estudios, la UAEH, con su ejemplo de trabajo en pro del desarrollo científico que quizá debería ser secundado por otras instituciones de educación superior, ya que representa las tradiciones y valores de la cultura universitaria para lograr un mundo mejor.

Comentarios