La rúbrica y la música de fondo. La voz seductora del locutor y los programas memorables. Voces de mujeres que hacen suyo el micrófono para que nuestra imaginación retoce en sus discursos e historias. Casi 100 años de sonidos y cortinillas en frecuencia modulada. Formatos y guiones con amplitud modulada. Son Días de radio, nombre que da título al libro de Gabriel Sosa Plata y que hace unos días presentó en el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades, de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.
El autor nos envuelve en esos momentos que la radio ha sido nuestra compañera leal, la caja musical que nos obliga a recordar el buen amor o el ayer nostálgico. Ese medio de comunicación que informa de manera oportuna y llega a cualquier lugar. Ese aparato que funciona con un par de pilas o que ya se metió al mismo Internet. Sintonías y ondas hertzianas que provocan el milagro de escuchar tantas historias, opiniones y suspiros. La radio y su propia historia.
Es así como este libro nos permite hacer un recorrido gozoso en los primeros días que la radio llegó a México. Los pioneros y las pioneras, desde Constantino de Tárnava a María Luisa Ross, de Carmen Aristegui a Jacobo Zabludovsky, de las radionovelas a Chucho el Roto al programa “Batas, pijamas y pantuflas”, de Kalimán a los boleros de María Grever. De la tragedia del sismo de 1985 a la denuncia de una casa blanca símbolo de corrupción.
Con un estilo sencillo, ameno y generoso, Gabriel Sosa Plata nos toma de la mano para compartirnos estas historias de la radio. En el recorrido lo acompañan otros autores: Perla Olivia Rodríguez Reséndiz, Alberto Esquivel y Felipe León López.
Después de una breve pero puntual presentación de los editores, las siguientes páginas sintetizan esos casi 100 años de la radio mexicana, cuyas primeras transmisiones datan de 1919. Siglas y estaciones de radio, permisos y concesiones, presencia del gobierno y el triunfo del disco, todas las radios que han surgido gracias a comunidades desde indígenas hasta universitarias, noticias transmitidas justo en el momento, marcos legales, censura y autocensura. La radio mexicana es plural, festiva, seria y profunda, comprometida y discreta, escandalosa y crítica.
Y mientras más avanza la lectura, más datos para memorizar con agradecimiento, desde el surgimiento de Radio Universidad hasta Radio Femenina, de Radio Mil a Radio 590, la Pantera. La Sabrosita y Rock 101. La XEB y la XEX. Cada apartado una historia para volverse a escuchar, la voz quebrada de Zabludovsky narrando la forma en que el terremoto de 1985 confirmó la solidaridad en la capital mexicana, el análisis constante de “El fin justifica los medios” y la compañía generosa de la radio en las noches tan solitarias.
Gracias querido Gabriel Sosa Plata por compartirnos estos Días de Radio.
*Gabriel Sosa Plata (2016). Días de radio. Historias de la radio en México, Secretaría de Cultura y Tintable, colección Ojo de Gato, México.

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorMatar al mensajero: Norte, víctima del narco Estado
Artículo siguienteAbrieron otra investigación: Kate
Profesora investigadora en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM. Especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Ha publicado una gran variedad de libros y artículos académicos. Es columnista tanto en medios impresos como digitales. Ha recibido diferentes reconocimientos por su trayectoria feminista y periodística.