S GUARDIA

Pachuca.- ¿Pasa algo si fumo y tomo anticonceptivos?

Compartimos un dato con el que sinceramente confiamos hacer conciencia: la tasa de mortalidad por cáncer de pulmón en mujeres ha incrementado un 600 por ciento desde 1950.

Por ello, las mujeres mayores de 35 años que fuman considerablemente –las grandes fumadoras– no deberían utilizar ese tipo de método de anticoncepción. El hábito tabáquico en mujeres aumenta el riesgo de cáncer de pulmón, debido a los tóxicos del tabaco, pero también tendrá efectos cardiovasculares adversos. Se ve aumentado el número de accidentes tromboembólicos, como por ejemplo trombosis venosas, embolias pulmonares, infartos, ictus, accidentes cerebrovasculares, etcétera. No obstante, no solo el número de cigarrillos es importante, se debe tener en cuenta también sus valores de presión arterial, si tiene el colesterol o los triglicéridos elevados, si es obesa o si tiene diabetes.

Quizá escuchaste hablar de los anticonceptivos de segunda y/o tercera generación. Y es que con las nuevas formulaciones se ha pretendido reducir ese riesgo.
Ni qué decir si además se consume tabaco y anticonceptivos orales combinados con alcohol, el riesgo es mucho mayor, puesto que los dos sumarán los efectos nocivos.

¿Pasa algo si estoy a dieta y tomo anticonceptivos orales?

En muchas dietas nos recomiendan que aumentemos el consumo de fibra. La fibra retiene los alimentos (¡y los fármacos!) y ralentiza la digestión y el vaciado gástrico haciendo que la sensación de saciedad sea mayor. Pese a que todavía no hay estudios en humanos, se han obtenido datos en estudios de laboratorio que pueden sugerir que sí hay una interacción. Sugieren que la goma guar (un tipo de fibra utilizada en productos y/o complementos alimenticios) podría hacer una barrera a nivel intestinal e impedir la absorción del etinilestradiol (un estrógeno clásico en los anticonceptivos orales combinados). En cambio, la fibra psyllium no afecta en cuanto a la cantidad absorbida. No obstante, y para evitar posibles riesgos de un mal control del ciclo menstrual, lo mejor es tomar la píldora anticonceptiva lejos de los complementos de fibra.

En algunos países está muy de moda la dieta del pomelo. A finales del siglo XX, en Estados Unidos llegó a llamarse la dieta de Hollywood. La dieta sugería que se podía comer en exceso en cada comida pero siempre se acompañaba de un cuarto de litro de zumo de pomelo. Como puedes imaginar, comer en exceso y de productos como panceta… ¡no es sano! Se decía que a mayor cantidad de comida, más calorías se quemaban y más peso se perdía. Existen otras versiones de dietas del pomelo. Las hay en que debe tomarse durante cuatro días prácticamente solo esa fruta. Otras en las que durante una semana se debe comer más o menos variado pero desayunar siempre un pomelo entero. Se dice que son milagrosas pero… ¡los milagros no existen! Los kilos perdidos los primeros días son recuperables demasiado fácil, y el problema no se queda ahí. El zumo afecta incluso a los medicamentos que tomamos y ahí hay que tener cuidado. Al frenar la degradación de los fármacos, y en concreto de los anticonceptivos orales, se ve un fuerte incremento en la cantidad de fármaco en el cuerpo. Esa situación favorecerá la aparición de efectos adversos cardiovasculares de los que ya hemos hablado. Es por eso que si se utiliza ese método de anticoncepción, debería evitarse ese zumo.

¡Las dietas milagro no existen!

Como resumen, no podemos obligarte a dejar de fumar, pero sí recordarte que debes tener cuidado si eres una gran fumadora (más de 15 cigarrillos al día) y tienes más de 35 años. Y en cuanto a las dietas, recordar que lo mejor es una dieta equilibrada y practicar ejercicio. Si pretendes tomar un suplemento o seguir algún truco leído en una revista, lo mejor es que consulte a su médico o a un nutricionista diplomado y así descubrir qué es lo que mejor se adapta a tu cuerpo.

Visita
Si te quedaste picado, no te preocupes, tenemos más de donde salió esto para mantenerte despierto toda la noche, por eso visita www.revistadandoydando.com.mx o búscanos en Facebook como Revista Dando y Dando, donde tenemos más y más para darte de qué hablar

Comentarios