Una de las máximas en la mayoría de los deportes es que un jugador no pierde su lugar por lesión, pero ¿qué pasa si el jugador que lo está reemplazando está teniendo una temporada de ensueño? ¿Serías capaz de sentarlo? Esa es la pregunta que Vaqueros deberá contestar.
¡Qué problemón tiene Jerry Jones, dueño de los Cowboys! y digo Jerry Jones porque seamos sinceros, Jason Garret es el head coach, pero no es un secreto que el que toma las decisiones sobre quién juega es el dueño. Ahora, antes del juego frente a Empacadores, Jerry estaba completamente seguro de que el equipo era de Tony y que nada cambiaría eso, entonces Dak Prescott y compañía avasallaron a Green Bay.
¿Es suficiente lo que está haciendo Dak como para pensar en que se debe quedar con el puesto? Rompió el récord de más pases sin intercepción que ostentaba Tom Brady, ha llevado a Dallas a un récord de 5-1, claro, con la ayuda de Ezekiel Elliott, pero jugando como si llevara años en la liga. Por el otro lado, la última temporada buena que tuvo Tony Romo fue cuando Demarco Murray estaba haciendo trizas a las defensivas por tierra, dándole a Romo la tranquilidad para lanzar y que los partidos no dependieran enteramente de él. Este escenario se puede repetir con Elliott y probablemente este sea el argumento final que ampare la decisión de que un Romo sano tome el equipo a media temporada. Lo que es un hecho es que Dallas encontró su QB del futuro y ahora solo tiene que apuntalar los detalles que tiene en la defensiva para poder tener un serio candidato al Super Bowl.
No se olviden de que esta semana hay juego en Londres, toca madrugar un poco en domingo y para cerrar, ¿se le viene la noche a Pitts sin Big Ben? Landry Jones tendrá que recuperar lo que se le vio en sus primeros juegos como novato, pero cuidado porque Brady buscará hacer de la “cortina de acero”, una “coladera de acero”.

Comentarios