Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

El libro de la semana

En 1981 fue creado en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) el Centro de Estudios de Población (CEP), siendo el primer espacio de investigación académica en la institución y teniendo como eje de análisis los estudios sociodemográficos. En la administración rectoral 1991, ese centro de investigación fundó la maestría en estudios de población (MEP), el primer posgrado de la universidad perteneciente al Programa de calidad del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Los
coordinadores
del texto son Aurelio Granados Alcantar y Karina Pizarro Hernández

Por lo anterior, desde hace poco más de 20 años se han titulado varias generaciones, produciendo un vasto material bibliográfico de nuevo conocimiento sobre la dinámica sociodemográfica en el país. Esas investigaciones han plasmado los cambios poblacionales de México, pero principalmente de Hidalgo, tomando en cuenta la interacción de los factores demográficos, económicos, políticos, culturales y sociales.

A pesar de contar con ese gran acervo bibliográfico de estudios sociodemográficos, muy pocas investigaciones realizadas por estudiantes de la MEP han transcendido las aulas universitarias. Ante esa situación, por primera vez se publicaron las mejores tesis de la generación 2009-2010. Esa obra es trascendental, por tratarse del primer volumen de los trabajos de investigación de algunos alumnos egresados de nuestra maestría.

El libro Dinámicas demográficas en el estado de Hidalgo se divide en cuatro ejes temáticos: cambios en la fecundidad y el envejecimiento en la estructura poblacional; la migración internacional; mercado laboral; urbanización y medio ambiente. Son ocho los capítulos que conforman el texto universitario, siete son resultados del manejo de la información dentro de la entidad y solamente uno se refiere al Estado de México.

Los trabajos se basan en información demográfica generada durante la década pasada y nos muestran un periodo coyuntural del estado; etapa donde temas como la situación de las mujeres, la población indígena, el proceso de envejecimiento, la urbanización acelerada en algunas ciudades de la entidad y la migración internacional, comienzan a posicionarse en la agenda local.

Los procesos antes señalados se desenvuelven en un Estado donde su población se caracteriza por su alto índice de marginación. En 2010, Hidalgo ocupaba a nivel nacional el sexto lugar en el índice de marginación, de acuerdo con el valor de ese índice, el estado está catalogado con un alto grado de marginación. En la entidad, 10.3 por ciento de su población mayor de 15 años era analfabeta y 22.7 por ciento de ese grupo de edad no tenía la primaria completa, 37.7 por ciento de su población vivía con algún nivel de hacinamiento en la vivienda y 40.3 por ciento de la población ocupada contaba con un ingreso de hasta dos salarios mínimos.

Según el Censo de Población y Vivienda 2010, el estado tenía una población de 2 millones 345 mil 514 habitantes; siendo vecino de las cuatro entidades federativas del país que concentraban el mayor número de habitantes (el Estado de México con 14 millones 78 mil 495; el Distrito Federal con 8 millones 720 mil 916; Veracruz con 7 millones 110 mil 214 y Puebla con 5 millones 383 mil 133). El fuerte intercambio poblacional con el Estado de México y el entonces Distrito Federal, hoy Ciudad de México, ha originado en los últimos años una dinámica de urbanización acelerada por el incremento de la oferta de vivienda en la entidad, pero con una alta carencia de infraestructura de los servicios urbanos.

Su población es muy joven, 58 por ciento tenía menos de 30 años. Registrando una tasa global de fecundidad de dos hijos por mujer. La esperanza de vida al nacer era de 71.5 años entre los hombres y de 77.1 entre mujeres. El 15 por ciento de la población mayor de cinco años habla alguna lengua indígena, siendo la más hablada el náhuatl con 68 por ciento de la población, seguida de 30 por ciento de otomíes.

Esa información ha sido la inspiración de cuatro investigaciones del libro, en ellos se abordan el gradual proceso de envejecimiento de la población, la fecundidad indígena en las ciudades, así como la inserción laboral de las mujeres indígenas, concretamente las nahuas en Acaxochitlán y las hñahñus en el Valle del Mezquital. Hidalgo cuenta con tres zonas metropolitanas: la Zona Metropolitana de Pachuca (ZMP) con siete municipios (Epazoyucan, Mineral del Monte, Pachuca, Mineral de la Reforma, San Agustín Tlaxiaca, Zapotán de Juárez y Zempola), la Zona Metropolitana de Tulancingo con tres municipios (Cuautepec, Santiago Tulantepec y Tulancingo) y la Zona Metropolitana de Tula con cinco municipios (Atitalaquia, Atotonilco de Tula, Tlahuiltepa, Tlaxcoapan y Tula). En la ZMP la metropolización está construyendo un territorio extremadamente complejo en la organización del espacio. Al igual que muchas otras ciudades, una de las consecuencias del crecimiento de la urbanización es la expansión residencial de las zonas construidas, agravado en ese caso por la proximidad y la generalización del proceso de expulsión de la población de la Zona Metropolitana del Valle de México.

La demanda de viviendas y ciertos movimientos especulativos han ocasionado un incremento sin precedentes de la actividad inmobiliaria y la urbanización de las periferias. Una ocupación de la tierra ocasionada por dos tipos de acciones: la vivienda promocionada por el sector público/social y privado, así como colonias de autoconstrucción dirigidas a los grupos excluidos de la sociedad. Una explicación más detallada de esos procesos es la guía temática de dos capítulos que abordan la estratificación sociodemográfica de la vivienda en la aglomeración urbana de Pachuca;
así como el crecimiento de la población urbana y su impacto socioambiental en la ZMP.

La alta precariedad en las condiciones de vida en el estado, provoca en este periodo una alta emigración internacional, por lo que la entidad ocupa el quinto lugar a nivel nacional como entidad expulsora de población a Estados Unidos. Posicionándolo junto con Aguascalientes, Jalisco, Nayarit y Guerrero, como estados emergentes del proceso migratorio internacional. Ante tal situación, la migración internacional no pasa inadvertida como tema de interés de investigación para los alumnos de la MEP, por ello dos capítulos abordan esa problemática en la región de la Sierra Baja como en la del Valle del Mezquital, centrando el interés en los mercados laborales de hombres y mujeres en una relacional binacional.

La publicación puede consultarse en las bibliotecas de la UAEH y en la Librería Carácter de Ciudad del Conocimiento. Esperamos sus comentarios en la dirección electrónica: [email protected]

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Comentarios