Ingrid Irid Rivas Ramírez

La actual pandemia por el Covid-19 nos ha traído importantes cambios estructurales, sociales, económicos y claro personales, y con estos cambios también se dio la necesidad de resguardar a la población y enseñar a ellos medidas esenciales y necesarias para el cuidado de su salud; sin embargo, estos esfuerzos no han sido suficientes, ya que actualmente la pandemia está rebasando la capacidad del sistema de salud y sobre todo del personal de salud.

Este personal que está principalmente conformado por médicos, enfermeras, nutriólogos, farmacéuticos, trabajadores sociales, especialistas, personal paramédico y de apoyo, personal de intendencia, personal de seguridad, todas estas personas que día a día se preparan para una jornada laboral en la que atienden con ardua labor y pasión, a todos los pacientes que la pandemia ha dejado tras su paso (Bakerijan, 2018).

El 24 de abril del presente año nos despertamos con la noticia impactante de que docenas de trabajadores en todo México han sido atacados, violentados, discriminados y obligados a ir con miedo por las calles para llegar a su hogar o su trabajo. Estas discriminaciones y ataques al personal se han dado a conocer gracias a las experiencias vividas por múltiples profesionales de distintas ramas de la salud, discriminaciones que se consuman en las calles, transporte público, supermercados y hasta en sus hogares.

Este personal no solo ha recibido insultos por la población, también han sido agredidos físicamente, desde ser rociados por cloro, café caliente, también han sido golpeados, sacados de sus casas, corridos de las mismas por vecinos que no han entendido que todas las personas que cohabitamos en este mundo deben ser respetados y sobre todo en este momento en que el personal está dando el doble de esfuerzo.

En conferencia de prensa la jefa de enfermería del sistema de salud pública de México expresó con gran alarma y desconcierto cómo es que la sociedad no reconoce que médicos y enfermeras son la primera línea de apoyo ante la pandemia por lo que dijo: “también somos personas, también tenemos familias, y los estamos dejando para trabajar en los hospitales”.

El 6 de agosto la revista Forbes publicó que el virus ha infectado a 72 mil 980 trabajadores de salud y cobrado la vida de 978 en México hasta el 24 de julio, de acuerdo con las cifras oficiales más recientes, por lo que el temor de los trabajadores no solo se debe a las agresiones, sino también a ser contagiados mientras brindan sus atenciones.

El 23 de abril la Organización de las Naciones Unidas en México lamentó que en el país exista y se vean en aumento las agresiones al personal de salud que combate la pandemia del Covid-19 y destacó la importante labor que estos llevan a cabo, por lo que pidió garantizar la seguridad y las condiciones del personal sanitario solicitando al gobierno que tome medidas para avalar su integridad. Lejos de esas agresiones, los profesionales de la salud en México deben ser aplaudidos por su extraordinaria labor.

Dentro de las medidas que las instituciones adoptaron ante estas agresiones, principalmente fueron el evitar el uso del uniforme del personal de enfermería, para poder transitar libremente y no ser violentados. El doctor Hugo López-Gatell externó a la sociedad la importancia del respeto al personal de salud y nos invita a toda la ciudadanía a ser empáticos, tener conciencia de la humanidad de los mismos, y sobre todo establecer apoyo del gobierno de cada estado para garantizar la seguridad de los y las trabajadoras de salud.

El director general del IMSS Zoé Robledo reiteró ante las agresiones al personal de salud, “no dejaremos de exigir justicia hasta que se concluyan todas las investigaciones del personal agredido y se sancione a los responsables, no podemos permitir que alguien atente contra lo más valioso que tiene el Seguro Social: sus trabajadoras y trabajadores”.

Es verdad que esta pandemia ha puesto a prueba la tolerancia de la sociedad y esto solo deja ver que carecemos de actitud y respeto hacia los demás, pero no es tarde para ser empáticos y darle valor y honor a quien honor merece, nadie hoy en día debe ser víctima de discriminación y el cambio es personal, por lo tanto apoya al personal de salud, aplaude su trabajo, valora su esfuerzo y sobre todo apela a tu humanidad.

Comentarios