El primer país en legalizar el matrimonio homosexual fue Holanda, con una ley aprobada en septiembre del 2000, la cual entró en vigor el primero de abril de 2001, seguido de Bélgica (2003), Cánada y España, en 2005.
Las conquistas para la comunidad LGBT han tenido otras conquistas, como la adopción de niños y la ratificación de leyes que prohíben la discriminación.
La adopción solo se puede ejercer en algunos países, incluso en ciudades muy religiosas y conservadoras de Irlanda, España o la Ciudad de México.
Sin embargo, la aplicación de las leyes aún tiene mucho camino que recorrer; la aceptación social aún no está generalizada y las instituciones involucradas en ese quehacer terminan por omitir sus responsabilidades.
Recordemos que el 17 de mayo de 1990, la asamblea general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales, y cada año se conmemora el Día Internacional Contra la Homofobia y la Transfobia en esa fecha. El objetivo de esa celebración es sumar acciones contra la discriminación que sufre la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transexuales, transgénero, intersexuales, queer) y avanzar en sus derechos en todo el mundo.
En la actualidad, más de 70 países criminalizan la homosexualidad y condenan los actos sexuales entre personas del mismo sexo con prisión y hasta pena de muerte, como en el caso de Mauritania, Irán, Sudán, Arabia Saudita y Yemen, además de algunas zonas de Nigeria, Turquía y Somalia, sin considerar el daño emocional ocasionado a todos esos grupos vulnerables en el mundo, traducido en aislamiento, depresión, falta de oportunidades laborales y suicidio de jóvenes o adultos que se enfrentan día con día a la discriminación social, daño verbal, físico o jurídico en los diferentes círculos sociales que integran su vida.
En México, ocupamos el segundo lugar a nivel mundial, solo por debajo de Brasil, en cuanto al mayor número de homicidios por prejuicio respecto a la identidad o expresión de género de las personas. Pero esos crímenes no son investigados, así lo documentó la organización Asistencia Legal por los Derechos Humanos (Asilegal). En 2014, se registraron 202 asesinatos por esos motivos; en 2016, Bianca Sierra y Stephany Mayor –que jugaron en la selección mexicana de futbol femenil– querían continuar en el mismo equipo sin dejar de ser pareja (The New York Times). Al no poder hacerlo en México, se fueron a vivir a Islandia, donde son estrellas de un equipo y se sienten valoradas “sin prejuicios”. En un reportaje se relata cómo su entrenador Leonardo Cuéllar les pidió ocultar su relación…
También, en México 67 por ciento de las personas gay, bisexual y transgénero fueron víctima de acoso escolar homofóbico en escuelas públicas y privadas, de acuerdo con información de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), 35 por ciento fue negada al empleo por su orientación sexual e identidad de género, 35 por ciento han sufrido abusos por sus jefes o compañeros.
La discriminación basada en la orientación sexual y en la identidad de género no está oficialmente reconocida por los Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En México, en 2014, se celebró por primera vez el Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia siguiendo un decreto publicado el 21 de marzo de 2014, basado en el primer artículo de la Constitución mexicana, en el que se prohíbe, entre otras, la discriminación de una persona a causa de su orientación sexual.
¿Usted es víctima o victimario?, ¿recibe el golpe o golpea?, ¿edifica o deifica?

FB: El séptimo Estado

Comentarios