“Disculpe las molestias, pero nos están desapareciendo”

1856
desapareciendo

No son muchos pero son suficientes, jóvenes en su mayoría recorrieron calles de Pachuca en el marco de las desapariciones que se registran en el estado

Pachuca.- No son muchos pero son suficientes, están cansados de vivir con miedo, de despertar con la noticia de un nuevo desaparecido o muerto; por eso, decidieron salir a gritar para que exista justicia, para que las autoridades no descansen, para que las familias encuentren consuelo y los próximos no sean ellos o sus cercanos.

Sopla viento frío en la Bella Airosa, son cerca de las 15 horas y van llegando, la mayoría son jóvenes, están vestidos de morado, el coraje habla en sus rostros, sus pancartas confirman el reclamo: “Somos la voz de los que ya no están”, “Ni una muerta más”, “Disculpe las molestias, pero nos están desapareciendo”.

Están aquí por ellas y por ellos, por los que hace no mucho desaparecieron o murieron víctimas del crimen en su estado, en el Hidalgo que hasta hace poco presumía de ser seguro, y es que apenas en estos días se perdió el rastro de Karla Donají Téllez, tenía 23 años y salió con sus amigas pero no regresó, su familia sufre su ausencia, esta marcha es también por ella, en el trayecto gritan su nombre, “Karla, viva se la llevaron y viva la queremos”.

Caminan por Revolución, las personas las miran, salieron de sus locales u oficinas para escucharlos, para apoyarlas, para aplaudirles el valor; sus consignas provocan eco y el transito se detiene, el silencio ya no es protagonista más que en la voz de la autoridad, y es que hace casi un mes desaparecieron 12 personas en Huichapan, pero hoy nadie habla ya de eso.

Al grito de “Pachuca, escucha, súmate a la lucha”, arriban a la glorieta de los Insurgentes, se detienen un momento para esperar respuesta pero esta no llega, algunos vehículos tocan el claxon para exigir pasar, la rabia de una joven estalla: “qué triste que la indolencia desaparezca hasta que te toca”, comenta.

Caminan otro poco y dan vuelta en el Jardín del Arte para llegar a su destino; de frente, se topan con el monumento al Maestro, ahí yace aún la ofrenda con el contador vigente de los días que siguen pasando sin que exista justicia para Ruy Lohengrin, el profesor que en marzo de este año fue asesinado durante un asalto a un autobús de pasajeros cuando se dirigía a su trabajo.

Arriban a plaza Juárez, eran pocos pero en el trayecto se sumaron más, son compañeros de lucha y rostros conocidos que pisaron ese espacio en más de una ocasión, y es que no hace mucho acudieron también para exigir que apareciera Olayet Cabrera Carranco, la empleada de Pachuca que desapareció mientras trabajaba en el centro pero que dos meses después fue hallada muerta a varios kilómetros de aquí.

Con un altavoz se colocan frente al edificio de gobierno para pedir justicia, para exigir al titular del Ejecutivo que haga algo, que se detengan las desapariciones, las muertes, las violaciones, porque “nos están matando y nadie hace nada”; y es que el crimen ya no distingue edad en este estado, afirman mientras recuerdan el caso del padre e hijo cuyos cuerpos fueron hallados hace no mucho en bolsas de plásticos, el menor tenía apenas 13 años.

Las acciones concluyen por este día pero el objetivo persiste: “Tenemos que luchar para que nos regresen la paz que nos quitaron”; son jóvenes e hidalguenses, de mirada de lucha y voz rasgada, que llaman al despertar de las conciencias, pues hace no mucho todavía les dijeron, “que solo eran hechos aislados”.

  • Con un altavoz se colocan frente al edificio de gobierno para pedir justicia, para exigir al titular del Ejecutivo que haga algo, que se detengan las desapariciones, las muertes, las violaciones, porque “nos están matando y nadie hace nada”, repiten

Comentarios