Pachuca.-

Alejandra Vega Barrios, profesora investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) y especialista en mercadotecnia, desarrolla su tesis de doctorado en proyectos, una propuesta donde pretende integrar la estrategia de comunicación para el cambio social denominada Edu-entretenimiento, así como la mercadotecnia de experiencia.
Lo anterior, con la finalidad de contribuir en la divulgación de la ciencia y tecnología a partir del conocimiento de las profesiones ofertadas en las universidades y con ello orientar a niñas y niños desde temprana edad en la elección de una carrera profesional.

El proyecto parte de la necesidad del mercado laboral actual de contar con profesionistas con mayores herramientas en las ciencias duras, como son matemáticas, física o química, así como en el manejo de nuevas tecnologías, redes sociales, idiomas y con capacidad para coordinar y gestionar.
Sin embargo, la realidad es que la mayoría aspira a carreras tradicionales como medicina, derecho o contabilidad.
Por ello, la propuesta es crear un espacio lúdico (museo interactivo) donde niñas y niños, a través del juego, descubran y experimenten las diferentes carreras que ofrece, por ejemplo, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.
En entrevista durante el programa radiofónico “Luciérnaga”, Alejandra Vega hizo notar que todo el tiempo las personas realizan elecciones, por lo cual en el caso de la educación es necesario guiar al consumidor, como sucede en la mercadotecnia de productos, hacia aquellas áreas de estudio en donde actualmente existe un déficit de profesionales.

La que será su tesis doctoral, dijo, parte de la detección de un problema: poca disponibilidad de expertos que puedan brindar servicios de computación, nanotecnología y biología, por mencionar algunas áreas.
La UAEH, por ejemplo, tiene diversas carreras en áreas poco convencionales, como ingeniería del frío, no obstante, la mayoría de los estudiantes se inclinan por las opciones tradicionales como medicina, derecho y contabilidad, en buena medida por el temor que materias como las matemáticas generan. También por ese hecho muchos alumnos se inclinan por las ciencias sociales.

La investigadora detalló que los juguetes ofertados en las grandes tiendas y que pueden incidir en la elección de un niño en el ámbito profesional, son principalmente el maletín de médico o los relacionados con oficios como policía o bombero.
En contraste, los juegos relacionados con la actividad científica, como es el caso de los paquetes que vendía la empresa Mi Alegría, han ido a la baja.
Ese es un aspecto a considerar, explicó, si se considera que los niños se forman a partir del contexto en que viven.

“Si el niño interviene en algo se enamora, eso es mercadotecnia de experiencia, si yo veo al maestro dando clases, no es igual que si me involucro, lo vivo y lo transmito; es bajo mi experiencia como lo voy a capitalizar”, refirió.
En ese contexto, la apuesta es iniciar con los niños y a partir de la tesis doctoral crear un espacio lúdico que muestre qué hace un investigador de la UAEH, el matemático o el físico, con el objetivo de motivar el interés en esas áreas de estudio; “lo interesante es vincularlo con los contenidos de primaria y secundaria”, puntualizó.

En su
proyecto de
tesis doctoral,
la investigadora Alejandra Vega da cuenta de que en el país solo existen 34 centros interactivos de ciencia y tecnología

Científica invitada

[ Alejandra Vega Barrios ]

Nació en la Ciudad de México, pero radicó en Pachuca durante sus estudios básicos, después estudió la preparatoria en Querétaro y la licenciatura en mercadotecnia, así como la maestría en comercio electrónico, realizadas en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.
Cuenta con una especialidad en docencia por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y un diplomado en gestión de redes sociales para la empresa por la Universidad Alicante, en España. Está por concluir el doctorado en proyectos por la Universidad Internacional Iberoamericana.

Trabaja en la UAEH desde hace 17 años, donde ha tenido diversas responsabilidades, entre ellas la coordinación de la maestría en mercadotecnia digital en el Sistema de Universidad Virtual. Actualmente es profesora investigadora en el Instituto de Ciencias Económico Administrativas (ICEA).
Cuenta con una amplia experiencia en el sector empresarial y la función pública, la cual aportó como directora del Corporativo de Empresas Universitarias.

Como investigadora su principal objetivo es conocer lo que piensan y quieren los consumidores. En su tesis de doctorado desarrolla el proyecto titulado Edu-entretenimiento y mercadotecnia de experiencia en niños como estrategia de divulgación de ciencia y tecnología en la ciudad de Pachuca, Hidalgo.
En el ámbito personal, Alejandra Vega es la segunda de cinco hermanos, hija de un médico y una enfermera, especialistas en pediatría. Su inspiración para dedicarse a la investigación científica fue su padre, porque siempre está actualizándose en enfermedades raras.
Es madre de un menor de 12 años, quien también la inspira a investigar en el área enfocada a la educación. Su pasatiempo favorito es hacer ejercicio y convivir con su hijo.

¿Qué es el Edu-entretenimiento?

El concepto de Edu-entretenimiento es un neologismo importado del idioma inglés que combina la educación con el entretenimiento.
De acuerdo con los investigadores João Fernando Tobgyal da Silva, Marcos Tuca Américo y Fernando Chade de Grande, todos de la Universidad de São Paulo, en Brasil, el concepto abarca espectáculos, eventos, programas de radio y televisión, así como museos, los cuales a través del juego pueden potenciar la maduración del ser humano, pues afecta al cambio de comportamiento del saber, al intelecto, al desarrollo motor, a lo afectivo y lo social.

Aunque el origen del concepto es poco preciso, los investigadores identifican producciones de Walt Disney desde 1948, documentales de la sociedad National Geographic, hasta videojuegos desarrollados en la década de 1980 e incluso una telenovela peruana de gran popularidad de finales de la década de 1960. Algunos autores descartan el famoso programa “Plaza Sésamo”, el cual a través de más de mil episodios dio lecciones de lectura, matemáticas, higiene personal, a varias generaciones.

Alejandra Vega destaca en su proyecto de tesis doctoral que en México existen 34 centros para la divulgación de la ciencia y tecnología, no obstante, la mayoría se concentra en el norte del país y en la Ciudad de México.
Pachuca solo cuenta con el museo interactivo El Rehilete y otro espacio con ciencia y tecnología es, en su consideración, Mundo Futbol, sin embargo no ha sido promocionado como tal, sino solo como un lugar recreativo.

Su reto como investigadora es lograr un nuevo espacio de divulgación de la ciencia y tecnología, donde niñas y niños tengan oportunidad de descubrir nuevas opciones profesionales.

Comentarios