Disminuye prevalencia de talla baja: DIF

673
Nutreh
De acuerdo con resultados de Nutreh

Pachuca.- Los resultados de la estrategia Nutreh indican que en los 14 municipios prioritarios en los que se puso en marcha dicho programa, la prevalencia de talla baja en estudiantes de preescolar indígena y Conafe disminuyó 25 por ciento, es decir, pasó de 41.6 a 15 por ciento.
La talla baja es definida como una estatura por debajo de las dos desviaciones estándar de la media poblacional para edad y sexo, sigue teniendo una alta prevalencia de acuerdo a la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut).
La prevalencia de talla baja en niñas y niños de primero a sexto de primaria disminuyó de 17 a 16 por ciento.
Otro dato importante se refleja en el indicador de hemoglobina, en 2014 había 23 por ciento de niñas y niños con algún grado de anemia, esto es uno de cada cuatro; en 2015 se reportó una prevalencia de 14 por ciento, es decir, disminuyó nueve puntos porcentuales.
La estrategia Nutreh surgió para atender el problema de la desnutrición crónica y anemia en preescolares y escolares de escuelas indígenas y centros educativos Conafe de los 14 municipios identificados en el perfil nutricional de escolares de Hidalgo (Penuteh), realizado en 2010, detectados por las mayores prevalencias de desnutrición, se basa a partir del desayuno escolar.
Los municipios en los que se implementó la estrategia son: Tianguistengo, Tlanchinol, San Bartolo, Yahualica, Tepehuacán, Calnali, Huazalingo, Huejutla, Xochiatipan, Atlapexco, Jaltocán, Huehuetla, San Felipe Orizatlán y Huautla.
Fueron 150 mil niñas y niños los que se sometieron a ese régimen basado en la dotación de apoyos alimentarios a través del desayuno escolar, frío o caliente, y que están diseñados para aportar entre 20 y 25 por ciento de nutrientes del consumo diario.
Con la finalidad de atender de manera adecuada los requerimientos nutricios del alumnado que habita en localidades alejadas y/o inscritos en los centros Conafe se les entrega además Vitanut Pro, un complejo vitamínico que aporta los cuatro micronutrientes esenciales para un correcto desarrollo, que son: complejo B, hierro, ácido fólico y zinc. También se les dotó de un sobre de 500 gramos de verduras deshidratadas para compartir en casa.
Otra componente de esta estrategia fue la orientación alimentaria con la finalidad de enseñar, tanto a madres y padres de familia como a niños y niñas, los alimentos que deben comer y en qué cantidad para lograr un mejor desarrollo.

Dato

Esa estrategia fue monitoreada por indicadores de talla y peso, conforme a estándares de la OMS, también se tomaron en cuenta otros indicadores como hemoglobina y seguridad alimentaria

Comentarios