Distinguen a Felipe Garrido por fomentar la lectura

303
Felipe Garrido

MARIANGEL RAMÍREZ LEÓN / REDACCIÓN

Mineral de la Reforma.- Felipe Garrido, miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, recibió el Reconocimiento al Fomento a la Lectura “Rafael Cravioto Muñoz” en la Feria Universitaria del Libro (FUL) 2018, por su incansable labor en la promoción y formación de lectores.

En el marco del séptimo Encuentro Estatal de Mediadores de Lectura, el reconocido escritor recalcó que la narración oral, la escritura y leer son los ingredientes principales de un buen formador de lectores. Agregó que es en el hogar donde comienza el gusto y luego debe reforzarse en la escuela.

“Necesitamos más lectores para producir textos; un país se construye de acuerdo al nivel educativo de su gente, y el nuestro es bajo. Me atrevo a decir que los niveles de violencia, corrupción, robo e impunidad, es por nuestro bajo nivel educativo”, aseguró Felipe Garrido al brindar un mensaje.

Además, dictó la conferencia “Tarzán, mi abuela y la lectura”, donde subrayó la importancia de contar con lectores capaces de escribir, cosa que no podría conseguirse de tener un nivel educativo bajo.

Recomendó leer la historia de Tarzán, un niño que fue acogido por monos después de la muerte de sus padres, pero cuando regresó a la choza donde ellos vivían, a los 12 años, se convirtió en un autodidacta que aprendió a leer y escribir. “Por eso logró ser el Rey de la Selva, no por su fuerza o su rapidez, sino por su creatividad, imaginación e inteligencia, que solo puede tener el ser humano”.

Felipe Garrido refirió que todos tienen a alguien que los acerca a la lectura, en su caso fue su abuela, quien todos los días se sentaba en una mecedora afuera de su casa a leer los cuentos de los hermanos Grimm, para luego en la cena contar historias de la Revolución mexicana. Además de ello, relató, su abuelita también les escribía cartas individuales a él y sus hermanos, las cuales les obligaba a contestar.

“En la formación de lectores se ha dicho que las cosas hay que hacerlas por voluntad, pero creo que algunas debemos hacerlas por obligación. Si mi abuela no nos hubiera escrito esas cartas, yo no hubiera comenzado en esto del fomento a la lectura”, expresó.

Indicó que quienes se dedican al fomento de la lectura deben cumplir la necesidad de escribir y ser ávidos lectores, pasar por todos los procesos, para así poder compartir con los demás.

“Si nosotros estamos formando lectores, lo último que tenemos que hacer es echar sermón sobre la lectura, sino poner el ejemplo; se trata de convencer, que ellos sigan nuestro camino. Yo creo que mi abuela sabía engancharnos, estimularnos para que le escribiéramos. Escribir una carta al mes para la abuela que está en Torreón, desde la Ciudad de México, era muy bonito”, manifestó.

Agregó que “los lectores necesitamos escritores para convertir nuestro país en un lugar mejor. Si queremos vivir mejor, necesitamos más lectores. Qué bueno que cuentan con el cobijo de instituciones como la Universidad Autónoma de Hidalgo para continuar con su labor”, externó Felipe Garrido, quien también es presidente de la Fundación Mexicana para el Fomento a la Lectura y Premio Javier Villaurrutia.

“El premio me compromete en forma especial con la Universidad Autónoma de Hidalgo, con la feria, porque debo demostrar que soy merecedor”, declaró sobre la distinción recibida. “Pensar en las ferias es importante, porque nos lleva a un tema que rara vez se toca, y es que los libros hay que comprarlos. Las ferias son una oportunidad estelar para comprar libros, porque la variedad que se reúne es como ir a 100 librerías”, enfatizó.

A la ceremonia acudió la Red de Fomento a la Lectura de la máxima casa de estudios de la entidad, misma que está constituida por 100 personas; también estuvieron presentes escritores, libreros, académicos, estudiantes, la directora de fomento a la lectura Corina Martínez García, el presidente de la FUL Marco Antonio Alfaro Morales, la administradora de la librería Carácter Leticia Cortés, así como Jorge Peña Zepeda, director de bibliotecas y centros de información de la UAEH.

 

“No hay que darle demasiadas vueltas a este asunto, la recompensa más grande de la lectura es la lectura misma”

Comentarios