Las irregularidades en torno al ¿nombramiento? de Olaf Hernández Sánchez como nuevo secretario de Cultura siguen saliendo a la luz. Ayer publicamos que en un acto público celebrado el pasado martes fue presentado Hernández Sánchez como secretario cuando aún no existe un nombramiento oficial de parte del gobernador Omar Fayad Meneses, a pesar de que se trata de una decisión de gobierno trascendente que tiene toda la atención de la comunidad de creadores, gestores y consumidores de cultura en Hidalgo. Ayer en este diario difundimos un artículo de opinión del dramaturgo Fernando de Ita en el que le pedía al gobernador que informara con claridad cuál había sido su decisión al respecto, dado que así se había comprometido. No obstante, ayer hubo dos actos públicos y no hizo referencia al tema, como si se tratara de un asunto sin importancia. Ayer nuestra compañera Sandra Franco se dio a la tarea de buscar si en el Registro Nacional de Profesionistas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) existía información sobre el doctorado que ostenta Hernández Sánchez y encontró que no hay rastro de ese grado académico. Solo hay datos sobre su título de licenciado en derecho y su maestría en administración pública y política pública. El enlace del gobernador para la construcción de la política cultural de Hidalgo podría estar cometiendo un delito que se encuentra en el artículo 250 capítulo VII del código penal federal, que establece una sanción de prisión de entre uno a seis años para quien sin tener título profesional o autorización para ejercer alguna profesión reglamentada, expedidas por autoridades u organismos legalmente capacitados para ello, conforme a las disposiciones reglamentarias del artículo quinto constitucional, se atribuya el carácter de profesionista. Esto, para un gobierno que está comprometido con la lucha contra la corrupción, debería ser de suma importancia. Pero, más allá de esto, la Secretaría de Cultura merece que su estructura esté ya definida y además debidamente presentada en sociedad. No es posible que, cuando estamos a punto de iniciar febrero, no haya aún una presentación oficial del titular de Cultura. A menos que lo quieran hacer a escondidas. De filón. Finalmente llegó el día en que el presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció que habrá muro y que será construido cuanto antes. Esto, por negativo que parezca, al menos provocó algo: la unión de todos los mexicanos para condenar esta absurda decisión contraria a la modernidad. La historia pondrá en su lugar al nuevo presidente estadunidense, quien seguramente se irá de su mandato con el peso de haber gastado miles de millones de dólares inútilmente. Ya veremos.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios