El peso mexicano sigue perdiendo terreno frente al dólar. Ayer la moneda norteamericana se vendió hasta en 20.08 pesos en bancos de la Ciudad de México, lo que implicaría que se vendió hasta 51 centavos más cara respecto a la jornada del jueves pasado. Esta tendencia alcista del dólar trae claroscuros para la economía mexicana. Un aspecto positivo es el efecto que tiene en las remesas que tienden a crecer cuando el dólar se aprecia frente al peso mexicano. Nuestra entidad, que es históricamente expulsora de migrantes, podría resultar beneficiada de ese proceso de devaluación de nuestra moneda. Recordemos que el primer semestre de este año llegaron a la entidad 367.5 millones de dólares, cantidad que representa un crecimiento marginal de apenas 6 millones de dólares más, y que pese a ser menor, representa una válvula de escape para regiones marginadas del estado como el Valle del Mezquital. También las exportaciones tienden a ser favorecidas cuando la moneda nacional se deprecia, pues nuestros productos se abaratan en el extranjero y se vuelven más atractivos por cuanto a su precio se refiere. De igual forma la apreciación de las monedas extranjeras sobre la nuestra tiene efectos positivos para el turismo, pues nuestros destinos nacionales se vuelven más accesibles desde otros países con monedas fuertes. Pero los efectos negativos tampoco son menores. Los productos que importamos se encarecen, lo que tiene un efecto en varios rubros de nuestra economía, uno de ellos el de los alimentos, que es naturalmente sensible para la mayor parte de la población mexicana. Nuestro poder adquisitivo también cae, lo que por supuesto tiene un efecto negativo sobre nuestra economía que ya de por sí sufre un desempeño errático por la falta de crecimiento. La pregunta es: ¿debemos acostumbrarnos a un dólar por arriba de los 20 pesos? Recordemos que hasta hace menos de un año, la moneda norteamericana ni siquiera superaba la barrera de los 15 pesos. De filón. Ayer mismo salió al paso la alcaldesa capitalina Yolanda Tellería Beltrán respecto a que su gabinete aún no publica su declaración 3de3. Dijo que estará lista el próximo 4 de noviembre. En este diario estaremos atentos para ver si los 19 integrantes de su gabinete cumplen con esa disposición, que es ya una exigencia arraigada de la sociedad mexicana.

Comentarios