Pachuca

Son las 7 horas. Al banco de sangre del hospital general de Pachuca entra el primer grupo de personas, una de las tres trabajadoras sociales inicia la sesión informativa: “Es indispensable que seas sincero, te haremos varias preguntas, piensa si la sangre que vas a donar es la que recibirías tú o uno de tus seres queridos”, dice a los más de 30 posibles donadores.

Ese es el primer filtro, la trabajadora social es clara: no debes asistir desvelado, debes llegar en ayuno, sin haber ingerido bebidas alcohólicas o drogas, tener la misma pareja sexual en el último año, no haber estado en prisión ni haber mantenido relaciones sexuales “con prostitutas o prostitutos”.

El segundo filtro es una prueba rápida que realizan luego de un largo cuestionario, en el que preguntan por embarazos, abortos y periodo menstrual, si eres mujer.

La prueba detecta VIH, enfermedad de Chagas, trasmitida por la picadura de una chinche; además de hepatitis y otros padecimientos. Las trabajadoras sociales y personal médico repiten varias veces la misma información con el fin de filtrar a las personas potencialmente sanas.

Una vez acreditada la prueba, un médico te da tu resultado: “Eres buen candidato para la donación”. Dado el control preciso que deben tener para la sangre, te piden tu identificación y firmas un consentimiento para que realicen la extracción de sangre.

El procedimiento comienza: los sillones verdes y azules sirven para acomodarte, una enfermera se acerca contigo, “mueva la mano, abra y cierre lentamente, pero fuerte”. La extracción es de 450 mililitros, tarda entre ocho y 12 minutos, una máquina registra el tiempo y la cantidad, y automáticamente se detiene cuando llega el límite.

La enfermera se acerca y pone un parche para evitar que salga más sangre del brazo. ¿Puede levantarse?, te pregunta, con calma y paciencia se asegura que tus signos vitales sean los correctos y te permite salir; afuera te esperan galletas de cajeta, un mamut y un jugo Beberé.

Proclamado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 14 de junio es el Día Mundial del Donante de Sangre, en el que impulsan campañas que ponen de relieve la función que cada individuo puede desempeñar para ayudar a otras personas por medio de la donación.
De manera permanente, la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH) desarrolla actividades de fomento que permitan a la población conocer la importancia de donar y, sobre todo, generar conciencia de que una sola donación permite aumentar la esperanza y calidad de vida de pacientes con diversas enfermedades.

Para ser donador:

+ Tener más

de 18 años y menos de 65
+ Peso 

corporal mayor a 50 kilogramos
+ No estar 

embarazada, ni haber parido en los últimos seis meses, así como no estar en periodo de lactancia
+ El ayuno

es de seis horas libre de grasas
+ No estar

en tratamiento de endodoncia, acupuntura o haberse practicado tatuajes o perforaciones
+ No haber

sido operado en los últimos seis meses
+ No haberse

vacunado en los últimos 30 días
+ No ingerir

bebidas alcohólicas en las 72 horas previas a la donación
+ No acudir

a donar conduciendo una motocicleta

Personas descartadas:

+ Con

antecedentes de haber estado recluido en instituciones penales
+ Aquellas

que recibieron cualquier tipo de trasplante
+ Quienes

no estén en pleno uso de sus facultades mentales
+ Haber

padecido paludismo o enfermedad de Chagas
+ Tener

enfermedades crónicas
+ Quienes

padezcan alergias graves
+ Que estén

tomando medicinas que afecten la donación

Comentarios