El común denominador que ha promovido el fortalecimiento de estas organizaciones cooperativas (Cruz Azul, Pascual Boing y Tosepantomin) son aquellas en donde el desarrollo de la cultura está arraigado a una zona geográfica delimitada, integrando sus tradiciones y costumbres a las políticas de desarrollo de sus empresas, funcionando como eje rector del centro de operaciones.
Existen procesos establecidos como en cualquier organización productiva, la comunicación es el esqueleto de su estructura, los trabajadores tienen prestaciones que garantizan la atención de sus necesidades primarias, de seguridad, de afiliación y afectividad, disfrutando con ello del tiempo que les permita mirar hacia la autorrealización, lo llevarán a gozar de momentos que le permitirán caminar hacia el horizonte de los ideales, de las emociones más sublimes de lo humano, disfrutar con responsabilidad de las obras que otros han dejado, tender puentes a los abismos que muchos no se atreven ni siquiera a mirar, o bien tener la dicha de construir una familia, misma que podría significar todo para muchas personas que ante las condiciones económicas, sociales y jurídicas de la actualidad, construir una familia parece ser una historia que solo se observa en las películas o se ve en los países extranjeros con mejores garantías, pues aquel mexicano que tenga el deseo de construir una y que provenga de una familia promedio, tendrá que trabajar esclavizado a dos turnos, eso sí tiene la suerte de encontrar oportunidades que se le acomoden, vender artículos por catálogo, hacer tandas, rifas, pagar su casa de Infonavit por el resto de su vida, incluso si muere, tendrá que ceder su deuda a sus hijos o pareja; no tendrá más posibilidad de desarrollo que aprender a vivir de la deuda, como hace el gobierno y todo aquel que tiene una cuenta bancaria.
¿Qué futuro nos depara si los estratos medios, medios altos y altos viven en la Cultura de la Deuda y donde la fuerza económica media baja y baja son el sostén de nuestra economía nacional?; las arcas de la nación las cuida nuestro vecino que insiste en construir un segundo muro, ¿estará pensando en financiar su muro con ese dinero que es de nosotros? Digo, el segundo, pues el primero ya se comenzó a construir desde 2013 y terminará en 2018 cercando cientos de kilómetros del golfo de México, pero no se preocupe que este nos salió gratis y será financiado por diferentes empresas internacionales.
Existen diferencias que unen a los individuos, otras que los separan y muchas que los destruyen. Si tuviéramos una educación más vinculada a la lógica podríamos tener recursos para discernir entre las cualidades, habilidades, actitudes y aptitudes que nos complementan identificando con exactitud las situaciones que nos fortalecen o debilitan; algo similar a lo que ocurre en un videojuego cuando el héroe va ganando más experiencia, siendo esta una consecuencia de la superación de las dificultades, utilizando los diferentes recursos que están a su alcance, que en nuestro caso serían aquellos relativos al desarrollo cognoscitivo; como el análisis, el lenguaje, la estabilización mental, etcétera.
Después de esta breve introspección es importante hacer hincapié en no olvidar y tener presente las diferentes dinámicas de grupo, ya que la vida en sociedad es en ellos (de trabajo, de amistad, familia, etcétera) sabiendo reconocer las oportunidades y tomarlas, la plasticidad de nuestro cerebro se exponenciaria y con ello los alcances de nuestras competencias. Pero de qué nos sirve estar muy capacitados en alguna especialidad si no hemos terminado de aprender a trabajar con, en y para los grupos, pues vivimos y operamos nuestro mundo desde la individualidad, herencia que nos dejó la segunda Guerra Mundial y el Modelo de Educación Prusiano.

Comentarios