Hace unos días le preguntaron a Landon Donovan quién creía que sería considerado el mejor futbolista de la década pasada si Cristiano y Messi no hubiesen existido. La respuesta del estadunidense fue “probablemente yo”. Con 35 años, el capitán América ha dejado atrás el retiro –por segunda vez en su carrera– para vestir los colores de León. ¿Qué significa eso, exactamente? ¿Una omisión en el verso del Himno Nacional que dice “más si osare un extraño enemigo profanar con su planta tu suelo”? Veamos.
Landon Donovan es, sin lugar a dudas, el mejor futbolista norteamericano de todos los tiempos. Así lo reconoce su nación y el mundo entero. El delantero es también el mayor símbolo humano de la rivalidad que existe entre México y la Unión Americana en cuanto a futbol. Las acciones del nuevo refuerzo de la fiera, que van desde burlas en lo deportivo hasta declaraciones polémicas en torno a la tensión política entre ambos países, lo han llevado a ser visto como un villano que debe ser derrotado siempre que se tenga la oportunidad. El propio Miguel Calero reconoció que el momento más importante de su carrera fue atajarle un penal a Donovan en la final de la Superliga.
Se habla mucho, y se habla bien, de un llamado “golpe mediático”. Parece que Grupo Pachuca comienza a adquirir gusto por los fichajes “exóticos”, pues la llegada de Keisuke Honda, de Japón, y Kekuta Manneh, de Gambia, sigue la inminente línea de varios equipos por encontrar a su propio Gignac. ¿Qué mejor forma de poner a las panzas verdes en la carrera que haciéndose de los servicios del acérrimo rival?
Mucho influye en el prejuicio la forma en que fue anunciada la contratación. Primero, la filtración de la operación cuando se encontraba en pláticas avanzadas: el famoso futbol de estufa. Se generó alta expectativa para captar la atención de medios y afición y, al final, todo terminó en la presentación de la tercera camiseta de León. Pero, a través de redes sociales, se tuvo a bien iniciar un hilo de conversación entre la cuenta institucional, el presidente del club y el futbolista anunciando lo inminente, ahora sí.
Total, muchos no supimos si era mentira o realidad. Y muchos nos seguimos preguntando si realmente existe un proyecto deportivo que incluya al exjugador del LA Galaxy. Sea como sea, la realidad es una: Donovan es esmeralda.

Comentarios