En una etapa como la que estamos viviendo, exaltar el valor civil, la claridad de metas y la congruencia es más que algo importante, se vuelve prácticamente una urgente necesidad de supervivencia, que no terminará pronto, pero que dará continuidad a los esfuerzos de mucha gente por cambiar el nefasto estado de cosas que el aparato del Estado actual en México, y en particular su gobierno, se han propuesto mantener a costa de lo que sea, de los asesinatos, la impunidad, la corrupción y la ambición desmedidas.
Dos mujeres cercanas en su ejercicio político y periodístico, son merecedoras del más amplio reconocimiento de parte de todas las personas que anhelamos un cambio de políticas para que nuestro país abandone el caos en que ha sido sumergido desde hace décadas, pero en particular, desde que los neoliberales educados en “las mejores universidades del mundo”, se apoderaron de las riendas del estado y del gobierno.
Me refiero a Carmen Aristegui por un lado y a Denise Dresser por el otro, que aunque muy cercanas en muchos sentidos, sus personalidades no son tan parecidas como a primera vista pudiera creerse, su visión política respecto del gobierno en turno, si bien es muy semejante, no lo son así sus conclusiones personales que las llevan por caminos distintos.
Estas dos mujeres han podido poner en jaque en varias ocasiones a más de un funcionario, empresario o político actual con sus atinadas críticas, las más certeras indudablemente dirigidas contra los dos últimos presidentes del país, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto.
Los reportajes de Carmen han dado con mucha puntería y fuerza en las atribuladas personalidades de los últimos dos mandatarios, lo que le ha valido ser objeto de represalias muy cercanas a las que han utilizado gobiernos dictatoriales como el de Pinochet en Chile o el de Videla en Argentina, si no han sido más duras, es por el enorme prestigio que esta mujer ya posee entre millones de ciudadanos y de personalidades mundiales.
Uno de los más recientes reportajes críticos que ha divulgado Carmen ha sido el que tiene que ver con la denuncia que el actor cómico Héctor Suárez decidió hacer pública, luego de que fue amenazado de muerte, junto con los integrantes de su familia, en medio de varios casos de asesinatos de periodistas en nuestro país.
Escuchar de propia voz del señor Héctor, en el programa que Carmen tiene en CNN, pone la carne de gallina por las implicaciones tan terribles que tiene para él y su familia, y que luego de pensarlo varios días, y reconociendo el enorme miedo que ello le produce, decidió darlo a conocer públicamente. El relato es abrumador, con una pistola apoyada en su cabeza, con las típicas amenazas llenas de insultos, y con la advertencia de que si seguía criticando al presidente Peña, sería objeto de un atentado él o sus familiares o todos juntos.
El que Carmen Aristegui ponga en su programa esa denuncia nos habla de un alto compromiso con la verdad, la dignidad y la lucha contra la impunidad. El valor que necesitó reunir Héctor Suárez es tan grande como el que llevó a Carmen a difundir la denuncia, en un programa tan importante como el suyo.
Por el lado de Denise es de reconocerse como ha utilizado los foros que tiene a su disposición, como el del periódico Reforma, el programa en Foro TV (canal 4 de Televisa), como investigadora del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), y conferencista en múltiples foros a lo largo de todo el país y en muchos lugares del extranjero. Tal vez muchos no estén de acuerdo con la idea de que sea candidata independiente a la presidencia del país para 2018, pero también eso ha sido resultado de muchas opiniones que le han propuesto lo mismo en múltiples ocasiones. Su valor civil también es de destacarse y junto con Carmen Aristegui, Sergio Aguayo y Lorenzo Meyer han defendido su permanencia en el programa de radio que en MVS fuese vetado por difundir el ya famoso escándalo de la Casa Blanca de Enrique Peña y su mujer, la Gaviota.
Mujeres como ellas ponen la muestra de la decisión de combatir con las ideas y la razón, un poder despótico que nos agobia cada vez más.

[email protected]

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios