La excesiva concentración del capital en muy pocas manos ha demolido las bases de la democracia. Con los cuentos chinos de las teorías sobre el riesgo-país, adelgazamientos del Estado, apoyo a monedas imperiales con el ahorro público, volatilidades de indicadores, commodities, rollovers y supuestos controles de inflación, nada puede funcionar equitativamente en beneficio de la población.
Los financieros internacionales, grandes tiburones prestos a devorar las economías precarias, han establecido los parámetros necesarios para sepultar cualquier sentido del humor, cualquier ideología independiente y combativa que se oponga al status quo. Inocularon en los cerebritos de los dirigentes criollos un veneno difícil de erradicar.
Vivir para endeudarse, morir hasta pagar el último centavo de las deudas externas parece ser la consigna superior. Alrededor de ella se someten los estigmas del subdesarrollo. A ella rinden culto las estructuras macroeconómicas, los ritmos del crecimiento, la persecución de las inflaciones nulas y los presupuestos cero.
Es la biblia de los embaucadores. La extrema derecha y el pensamiento conservador, supuestamente gobernados por quienes no leen, atizan los engaños del déficit, los enigmas de la lucha contra la pobreza, el ocultamiento de esos renglones torcidos del Imperio, que conducen a laberintos inextricables y sagrados.

Dos billones, más 2 billones,
más 2 billones, más 2 billones

Son en México las “tapaderas” para el pago 2 billones anuales de los enormes intereses de la deuda, de los 2 billones de circulante monetario que no aparecen por ningún lado, porque Vi(rey)garay los sustrajo en el segundo año del toluquismo, los basamentos del entrambulique… de los 2 billones de cuentas depositados en paraísos fiscales, de los 4 billones lavados por la Bolsa de Valores, de los 2 billones que dice el FMI son producto de la merma corrupta, de los 2 billones que deja de captar el erario nacional porque corresponde a los impuestos que se devuelven impunemente a los empresarios locales y extranjeros a través del infame SAT.
Las cuentas del gran capitán, que si las sumamos rebasan la suma total del Producto Interno Bruto y varias veces el monto del presupuesto nacional. Claro, dicen que no hay para dónde hacerse, y tienen razón, mientras no se aplique en serio un programa anticorrupción que lleve a cabo una limpia democrática del paño.

Felices… hasta los que viven
en el penthouse de la pirámide social

Todos los argumentos de los entreguistas locales que se refieren a que estas barbaridades son el soporte de la estabilidad y la gobernanza nacional, de la permanencia del sistema político y del prestigio exterior, son zarandajas de desquiciados, retintines de corruptos, cantaletas de explotadores, que tienen encabronado al pueblo llano.
Es la misma hierba que alimenta la desigualdad en todos lados. Tanto allá arriba como aquí abajo. Pero de eso nadie habla. Todos somos felices, dicen las encuestas, incluyendo a los grupitos que viven en el penthouse de la pirámide social y ganan arriba de 200 mil pesos diarios, gracias a esta francachela económica.
Es la misma ciencia iniciática que ha reventado las bases del Imperio. La misma Oficina de Presupuesto del Congreso estadunidense sostiene que los últimos 50 años el ingreso real para 90 por ciento de los contribuyentes con menor poder de compra ha caído un 15 por ciento… mientras que para uno por ciento de la población que vive en el escalón más alto se incrementó en cerca de 200 por ciento… y para 0.1 por ciento sentado en la cima, sus ingresos aumentaron 400 por ciento, y mucho más aún, 0.01 por ciento que ha logrado alcanzar las nubes, obtuvo la esquizofrénica cantidad de 600 por ciento más de ingresos en el mismo periodo.

Aquí y en EU, salarios inferiores a la temible línea de la pobreza

Los bandidos de las grandes finanzas, esos que operan desde el Banco Goldman Sachs, casas de bolsa como Lehman Brothers, corredurias como Moody’s, Standard & Poors, Morgan Stanley, Merryl Linch, asentadas en midtown y lower Manhattan, y sus cómplices en el gobierno, han tratado de echarle la culpa a los terroristas, a los migrantes y a la gente de la calle. Pero eso está llamado a tocar a su fin.
Gracias a ellos, la cantidad de las familias pobres estadunidenses, durante los últimos 50 años, ha alcanzado una cifra cercana a 60 por ciento de la población gabacha, incluyendo a la inmensa masa de la basura blanca, desquiciada por un verborréico trastornado, al que con su voto llevaron a la presidencia.
Los millones de empleos generados en este medio siglo, incluyendo los que se han generado para empleados de cuello blanco, pagan menos salario que la línea de pobreza generalmente aceptada. En el sector laboral, Estados Unidos se encamina raudo y veloz hacia una economía del tercer mundo, aparte de belicosa y retrechera.

La movilidad social ha disminuido mucho más desde la década de 1980

Esto no solo se dice en los países pobres, sino es materia de debate cotidiano entre los más destacados estudiosos del Imperio, incluyendo a todos sus premios Pulitzer y Nobel de ese andamio.‎ Todos vamos en el mismo barco. Quien diga lo contrario aquí sí se equivoca o miente por interé$.
Desde la década de 1970 el número de trabajadores que progresa es cada día menor y la movilidad social ha disminuido mucho más desde la década de 1980, cuando la globalización y el libre mercado golpearon duramente los salarios de los obreros, o como llaman ellos, de los cuellos azules.
Mientras su macroeconomía llegaba a cifras de cientos de miles de millones de dólares, las compañías convencionales, desde Dow Chemical hasta Wal-Mart, les “serruchaban la escalera” a sus empleados‎, provocando que cada vez menos personas lograran mejorar sus posiciones económicas, mientras el famoso “sueño americano” y el american way of life se iban al caño.

El gobierno por decreto de Trump solo lleva a la bancarrota

El gran descubrimiento en los años recientes es que la noción de Estados Unidos como una sociedad altamente movible ya no es la verdad que era, sostienen todos los que tienen dos dedos de frente. La igualdad de oportunidades se aleja cada vez más en el horizonte de los trabajadores estadunidenses y de su población llana.
Donald Trump basó el éxito de su campaña atrayendo el voto de esos trabajadores, bajo el disfraz del engaño de que representaba la solución a sus angustias por medio de suprimir las inversiones de las empresas en el exterior, fundamentalmente en México. Nos escogió deliberadamente, pues el Imperio ya no tiene dientes para arriesgarse a una aventura mayor.
Ahora que los estadunidenses ven la serie de decisiones ejecutivas y el gobierno por decreto que solo lleva a la bancarrota, todavía tienen tiempo de recapacitar sobre las verdaderas intenciones de ese enfermo patán e ignorante. La alarma se ha prendido hasta en las filas republicanas, que ya no saben para dónde hacerse.

Estamos gobernados por patanes de la peor calaña

‎Allá y acá estamos gobernados por patanes de la peor calaña. Sedicentes mandatarios que solo sirven de peleles a los empleados de presuntos financieros que tampoco leen, pero que obedecen lacayunamente a los mismos designios de destrucción del tejido social. Allá, Bannon. Acá, el felón Vi(rey)garay.
Allá, al menos tienen los recursos de las instituciones sólidas, de gobernadores y alcaldes con legitimidad, del Poder Judicial que puede detener los exabruptos, ¿pero acá?
Los líderes latinoamericanos no alzan la voz por México, porque desde aquí nadie les ha hecho un telefonazo para pedírselos.

¿Hasta cuándo podremos aguantar esto?

Índice Flamígero: Escribe don Rubén Mújica Vélez: “Con retraso, porque ya pasó el Día de los Inocentes, el auditor ¿Superior o Inferior? de la federación. Juan Manuel Portal nos recetó noticias ¡conmocionantes!, por “desconocidas”. “Se han vuelto recurrentes los problemas estructurales en el ejercicio del presupuesto: ‘moches legalizados’, con los padrones de beneficiarios de gasto social (compra de votos) y traspasos de recursos federales a estados y municipios (con elecciones que hay que ganar contra viento y marea). Las irregularidades en 2015, dice Portalín, ‘suman 164 mil 716 millones’ (¡cualquier cosa, primo hermano!). Destacan, por los problemas estructurales que el pueblo llama ¡raterías!, Veracruz y Michoacán. ¡Ooooh, qué sorpresa! Y en su “decálogo de la pureza”, el auditor del país señala que ‘la deuda pública está cerca –¿qué tan cerca?–, de “los límites de los criterios prudenciales que recomiendan los organismos internacionales”. Eufemístico impecable, el auditor que cobra mes con mes ¡más que Peña Nieto!, ¿qué concluye tras de esas sesudas observaciones? Pues que en México no pasas nada y sigue la fiesta, el derroche, los paseos de ‘la democracia robusta’, como dice Cordovita el del INE, ¡y los cuantiosos depósitos en Andorra! Y a los cuates pues a embajadas extranjeras, a los ‘exilios dorados’. + + + A propósito de poderes tras el trono, don Alfredo Álvarez Barrón y su alter ego, El Poeta del Nopal, envían el epigrama titulado “La conexión Rusa”, a propósito de las revelaciones periodísticas sobre los nexos existentes entre Moscú y Trump:

“El hombre del peluquín
sabe con quién negociar,
prefiere no provocar
la furia de Ras-putín.”

www.indicepolitico.net
[email protected]
@pacorodriguez

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorAnaliza alcaldía llevar basura a Tizayuca, Apan o Tecámac
Artículo siguienteDe precisiones y correcciones
Columnista político desde 1977. Comentarista radiofónico y de televisión. Publica su columna “Índice político” en 47 medios de comunicación de la República mexicana y tres de Estados Unidos. Apunta con el Índice, pero también propone.