Más de mil 400 homicidios dolosos, 36 por ciento cometidos con arma de fuego, más de 180 secuestros y mil denuncias de extorsión, son el resultado en materia delictiva de los dos últimos gobiernos estatales.
Si bien mantienen índices por debajo de sus vecinos como Veracruz, Estado de México y Tamaulipas, que presentan un tejido social destrozado, la incidencia en Hidalgo se mantiene casi constante con miras a que continúe el panorama de años anteriores.

Estabilidad criminal

Hidalgo se proyectó desde años anteriores como uno de los estados con menores índices de criminalidad, lo cual le valió ubicarse como la entidad más segura del país, sin embargo se le podría considerar que “no es el más seguro, sino el menos inseguro”, planteó el coordinador de la licenciatura en sociología Adrián Galindo Castro.
El académico de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) refirió que cada administración estatal trata de proyectar legitimidad, por lo cual año con año y sexenio a sexenio existe una competencia en las percepciones en materia de seguridad.
En el caso de los sexenios de Francisco Olvera Ruiz, y de Miguel Osorio Chong, actual secretario de Gobernación federal, se mantuvo un control en la incidencia delictiva, esto a pesar del contexto nacional y la escalada de criminalidad y violencia.
Si bien en la administración de Olvera Ruiz las extorsiones, secuestros y homicidios disminuyeron, hay promedios no tan dispares con los presentados durante el sexenio de Osorio Chong, siendo que el primero solo estuvo en el cargo cinco años con cinco meses.

Cerró mejor Olvera en ciertos; ¿qué quiere decir esto?, que Olvera estaba pensando en terminar bien su ciclo y Chong estaba ya en otro lado,

expone en su interpretación el académico.
Al respecto también dijo que los posibles incrementos en ciertos periodos pueden deberse al cambio de personal dentro de las corporaciones de justicia en la entidad.
Galindo Castro señaló que si bien la criminalidad se extendió en todo el país, en Hidalgo este panorama es más o menos controlable, pero no tranquilo,

todavía las autoridades contienen muchos de los principales delitos.

Extorsión, secuestro, homicidios

Las extorsiones se contabilizaron en los sexenios con mil 74 casos integrados en carpetas de investigación, con un promedio a la baja en el periodo de Olvera de 37 por ciento.

Puede haber un mercado de la extorsión cuando las autoridades son negligentes o colaboradoras para proteger ciertos elementos

explica en su análisis el catedrático.
Por otra parte el índice de reducción de secuestros de un sexenio a otro fue de 6.25 por ciento, un rango minúsculo si se ponen a consideración las cifras de cada periodo, sin embargo lo que manifiesta el sociólogo es analizar si las bandas que realizaban esos ilícitos eran oriundas del estado o foráneas, además si se logró la desarticulación de las mismas o si aquellos ilícitos se cometieron bajo muchas, pocas o solo una célula criminal dedicada al secuestro
Mientras que en los homicidios en el periodo de Olvera, aunque menos que en el anterior sexenio, superó a aquellos donde se empleó el uso de arma de fuego.

Si se cometen delitos con arma de fuego, es que hay un tráfico de armas, hay un mercado, la gente se está armando y no precisamente para proteger su casa, sino para cometer delitos;

refirió que en ocasiones estos datos solo los registran sin observar cuál es la implicación o responsabilidad de las autoridades.

HID09-31102016

  • Solo los separan  seis secuestros, es decir 6.25%
  • El sexenio de Olvera redujo la extorsión 37.02%
  • De un sexenio a otro Los homicidios descendieron 14.85%

 

Nueva administración

Ante el desgaste de la credibilidad de las instituciones, entre ellas las encargadas de la seguridad, se plantea reforzar en el estado esa comunicación entre autoridades y ciudadanía en la presente administración, con el fin de hacer frente a los hechos delictivos.
Al respecto, el secretario de Seguridad Pública de Hidalgo Mauricio Delmar Saavedra expuso que existen dos elementos en los que se concentra el objetivo de observar el fenómeno de la delincuencia: los índices delictivos y la percepción de la ciudadanía.
En el primero destacó que es evidente que existe y habrá delincuencia, aunque la entidad esté por debajo de la media nacional.

No significa que no tengamos índices delictivos, hay delincuencia, por lo cual tenemos que atender este problema

abundó.
Mientras que la percepción de la ciudadanía es el punto central para que vuelva a retomarse la confianza en las diferentes policías, que son los elementos donde recae la mayor incertidumbre del desempeño de sus labores, cuestión que se refuerza en la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) del presente año en la opinión de las y los hidalguenses.
Expuso que si se logra esa sinergia de comunicación y confianza entre ciudadanía y autoridades de forma positiva se aumentarían los índices delictivos en números, es decir, que sea más visible la participación de la denuncia de las víctimas.
De ese modo, destacó, existirá más confianza en las autoridades, que la percepción de inseguridad en los cuerpos de seguridad disminuya y las personas se sientan protegidas. Sin embargo, subraya el funcionario, es indispensable que a raíz de más denuncias se detengan a más responsables de las comisiones de delito, lo que reforzaría la imagen de la Policía.

Desconfianza

La desconfianza de la sociedad a los cuerpos policiacos ha generado no solo en Hidalgo, como en episodios recientes, sino en todo el país que exista un panorama de tomar justicia por propia mano además de hacerse cada vez más evidentes en las zonas urbanas mensajes intimidatorios contra los delincuentes, bajo el mensaje de linchamiento.
Este fenómeno cada vez más presente ha provocado por el hartazgo social que ya se presenta en Hidalgo, Delmar Saavedra manifiesta que es una señal muy clara de que las cosas no están tranquilas, ante lo cual no se puede cerrar los ojos.

Es un fenómeno nacional, lo que se tiene que hacer es detectar esas señales y acercarse, hacer mayor presencia, se tiene que apoyar con la continuidad de la denuncia,

expuso el funcionario.
Sin embargo, ante tales casos, manifestó que las y los ciudadanos deben de dejar de lado la apatía y emitir su denuncia, con el fin que no queden impunes los actos que perjudican a la sociedad misma.
Tal y como muestra la Envipe 2016, en Hidalgo 89 por ciento de los delitos quedaron en cifra negra, es decir, no se denunciaron por esa falta de credibilidad o por lo engorroso que es hacer la denuncia.

Hay un círculo vicioso, ya que el ciudadano decide no denunciar, mientras que la autoridad no hace nada porque no hay denuncia, cuestión que afecta a todos,

destacó el secretario estatal de Seguridad.

 

Trato durante el proceso de denuncia

 

Bueno

Malo

Muy malo

49.9%

32.2%

23.2%

Elementos a atender

  • 38.6% Robos y asaltos segunda conducta  más presenciada

  • De 408 mil delitos cometidos solo 17.2% son denunciados

  • De 70 mil delitos denunciados en 34.4% no se inició una investigación

  • 60% Considera corruptas a policías estatales, municipales y de tránsito

  • 56.6% Se siente inseguro en el estado

  • 52.7% No denunció por miedo a que lo extorsionaran

No votes yet.
Please wait...

Comentarios