El escenario es la calle Vicente Guerrero, en el centro de la ciudad de Pachuca. El telón está abierto de par en par, es un cielo azul que desafía los tonos grises esperados para esta época del año, haciendo que el activismo de Greta Thunberg sea cada vez más pertinente.

En esta pasarela de ir y venir vamos masticando nuestros sueños y urgencias, caminando, ocupando el espacio, tal vez dejándonos seducir por las etiquetas rojas que anuncian rebajas en zapatos, relojes, metros y metros de tela, utilería a veces tan estorbosa e innecesaria en la mise-en-scène de la vida.

Y allí, entre el ruido de los autos, la estridencia de una misma canción que se reproduce al mismo tiempo en diferentes establecimientos y nuestras voces que hablan de espanto, hambre y prisa, un aria de ópera invade la escena. No hay cambio de luces, pero ya nada sigue igual. Ni los pasos, ni los perros, ni los precios. La teatralidad de lo cotidiano brota como una flor en el asfalto, reivindicando la omnipresencia de lo efímero.

Avanzas unos pasos y te sorprende el jazz, luego los acordes de un violonchelo. ¡Ah, los músicos! ¿Qué sería del soundtrack de la vida sin ellos? En uno de los versos de “Nos bailes da vida”, el cantautor Milton Nascimento dice que “todo artista tiene que ir hacia donde la gente está”, sea por el pan de cada día, sea por la dulce necedad de escribir su historia en un pentagrama. Sea por las dos cosas.

La calle también abriga, también compone. En cada paso, un compás. Detrás de cada nota, una historia. Un silencio.

La invitación para esta semana es escuchar con los oídos y el cuerpo entero entre la indecencia materialista de los escaparates que dicen “¡viste!”, “¡bebe!”, “¡come!”, “¡compre!”; y la velocidad de nuestros propios pensamientos. En medio del caos. Valdrá la pena el ejercicio.

Hay músicos en Guerrero. Músicos de verdad. Y el telón estará abierto de par en par. El asfalto como testigo de cada acorde, de cada escena de nuestra vida que pasa –pero no impune– musicalizada por ellos. A veces los mejores espectáculos no están anunciados en ninguna cartelera.

omnipresencia

Comentarios