Durante pandemia, mujeres enfrentan dificultades para abortar

905
pandemia

Además, se enfrentan a violencia domestica ante la cuarentena

Pachuca.- La pandemia y el asilamiento domiciliario por el coronavirus (Covid-19) han dejado varias secuelas a las mujeres, entre ellas más embarazos no deseados y pérdidas de empleo que han ocasionado que no tengan acceso a atención de salud. En ese sentido, Daniela Téllez, de Di Ramona, explicó que la demanda de servicios para interrumpir una gestación se ha triplicado.

De acuerdo con la entrevistada, durante 2019 atendieron a 56 mujeres que decidieron abortar de forma legal, con medicamento y en casa, bajo un protocolo revisado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En contraste, en el primer cuatrimestre de este año, y ya con los primeros meses de confinamiento, la demanda de servicios ascendió a 64. Hecho que encendió las alertas para la organización que da respaldo a las maternidades elegidas.

Ese escenario lo comparten el resto de las organizaciones en Hidalgo y otras entidades; a nivel mundial, las instituciones de salud advirtieron que la pandemia y la cuarentena dejarían al menos 7 millones de embarazos no deseados.

Ese panorama se complica debido a que muchas personas perdieron su empleo o están en casa en aislamiento, con sus parejas o incluso con sus violentadores, que pueden ser esposos, padres, hermanos u otros familiares.

Sin recursos ni privacidad, y en muchos casos sin que los allegados a su contexto respalden la decisión de no continuar su gestación, además del confinamiento que les impide obtener información, ir a clínicas en la Ciudad de México o comprar los medicamentos, las mujeres no tienen muchas opciones y no se les respete su disposición, explicó Daniela Téllez.

Ante eso, las asociaciones hacen frente con donaciones de organizaciones mundiales para brindar información discreta y con el apoyo psicológico necesario para que las mujeres tengan todo el acceso a datos y decidan si continúan o no con su embarazo.

La demanda principal de los servicios se realiza en cabeceras municipales y zonas metropolitanas; principalmente, la especialista explicó que en la mayoría de esos casos se descubren historias de violencia doméstica, sexual, abusos, entre otras.

En el primer cuatrimestre de este año, la demanda de servicios para interrumpir una gestación se triplicó con 64 casos

Comentarios