Con el asesinato del Talachas, presunto líder huachicolero de la zona del Valle del Mezquital, ¿se debilita el robo de hidrocarburo en esa ardiente zona del estado? La respuesta es tan simple como depende de la colaboración ciudadana. ¿Qué significa la muerte de Saúl Hernández Martínez? De acuerdo con un documento interno de Pemex y de la Policía federal, “Mercado ilícito de combustibles”, la banda del Talachas se apoderaba diariamente de 7 mil 800 barriles con un costo de 20 millones 200 mil pesos. Ese grupo delictivo dedicado al robo de hidrocarburo formaba parte de los cinco que operaban en Hidalgo, el de Hernández Martínez con especial influencia en los municipios de Tula y Tepetitlán. El Talachas operaba en Ejido de Teocalco, Santa Ana Ahuehuepan y San Francisco Bojay, en Tula. Se dedicaba a la sustracción, resguardo, transporte, almacenamiento, distribución, posesión, suministro y ocultamiento de hidrocarburo y petrolíferos. En enero de 2019 también fue asesinado Julio César ZC, alias la Parka, otro líder huachicolero que desarrolló una red delincuencial que se extendía hasta la Ciudad de México, según información publicada por el semanario Proceso en la edición del 26 de enero de 2019. Con la muerte de esos dos cabecillas existen dos escenarios, uno es el debilitamiento de la actividad en el estado y, por otro, que se exacerbe la lucha por las plazas “vacantes” que dejaron la Parka y el Talachas. Por ese botín entraría el resto de los grupos delincuenciales, entre esos el de los Bárcenas o el Pelón, otra banda presente en el estado con influencia en Tepetitlán, según Proceso. A inicios de mayo, el presidente López Obrador informó que el huachicoleo ha bajado 53 por ciento en Hidalgo, ello tiene su origen en la estrategia de seguridad, la coordinación interinstitucional y, en buena medida por qué no, en la tragedia de Tlahuelilpan. La disminución en el robo de hidrocarburo depende de la participación social. Si no hay mercado, no habrá oferta, aun con la muerte de los cabecillas que en teoría mueven la actividad. De filón. Quedó formalmente levantada la contingencia ambiental en la Zona Metropolitana de Pachuca, por ahora. La inédita crisis atmosférica de los últimos días nos recuerda que el planeta necesita un respiro.

Comentarios