Pachuca.- El Comité del Centro Histórico de Pachuca señaló que el edificio donde la alcaldía planea reubicar 180 comerciantes ambulantes no es compatible para dicha finalidad por lo reducido del predio.

Por tanto, se pronunció por la restauración integral del inmueble y que sea usado para oficinas de la alcaldía o fines culturales.

A través de un estudio sobre la casa ubicada en la calle Félix Gómez, el comité recordó que los propietarios solicitan 3.5 millones de pesos “precio que se considera bajo si fuera un terreno, pero se debe de tomar en cuenta que la restauración cuesta entre 10 a 20 veces más.

El análisis propone que el terreno sea “adquirido este año y elaborar un proyecto de intervención a lo largo de 2017 y principios de 2018, previa aprobación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) por su origen del siglo XIX”.

“En 2018 se podrían buscar los fondos necesarios para su intervención, todo avalado por la institución federal y la intervención de especialistas en la materia”.

La intervención de este predio “tendrá que estar orientado fuertemente a la conservación y restauración de su programa arquitectónico y de los elementos que conforman los espacios, al procurar su restitución de acuerdo al INAH”.

Por tanto, el comité detalló que existen “otros inmuebles en la zona centro de la ciudad como el ubicado dentro del pasillo de Comonfort, así como en las calles de Cuauhtémoc que, por sus dimensiones, pueden ser más apropiados (para construir un mercado)”.

El inmueble lleva 30 años abandonado, pertenecía a un propietario de minas, quien lo vendió al dueño de la tienda de abarrotes el Gato Montés y ahora los nietos son herederos del inmueble, detalla el estudio.

“Por su estado de abandono, su aspecto es lamentable, para evitar el vandalismo, se colocaron muros de block en los vanos, al dejar un único acceso hacia el callejón de Félix Gómez a partir de una puerta de metal”.

Las paredes no presentan cuarteaduras severas, pero sus techos están colapsados en un 90 por ciento y lo existente requiere una intervención inmediata para evitar accidentes.

A pesar de que dicha casa está abandonada por más de tres décadas y estar en ruinas, aún se puede apreciar las distintas etapas constructivas y la mayoría de sus elementos arquitectónicos.

En el patio hay tres grandes pirules que no existían al momento en que la casa se abandonó. Parte de sus troncos y raíces afectan la construcción antigua. Los pisos de la casa están separados a un metro aproximado del suelo y estaban construidos de duela.

Se han localizado diferentes oquedades en el inmueble, ya sea por colapso y algunas otras al parecer fueron provocadas.

El estudio añade que la vivienda es patrimonio cultural de la ciudad y está protegida por la Ley sobre protección y conservación del centro histórico y del patrimonio cultural de Pachuca, así como de la Ley federal sobre monumentos y zonas arqueológicas, artísticos e históricos.

Además del reglamento de construcciones del municipio de Pachuca. Tales ordenamientos forman un frente completo y congruente que advierte la protección total por la ubicación y características de la edificación, asegura.

Comentarios