“No quiero ser princesa, quiero ser matemática” “Un verdadero mujerón no es la que tiene el mejor cuerpo, un mujerón es la que enfrenta todo y a todos por vivir como ella quiere” Indudablemente las matemáticas son parte de nuestra vida diaria, de ellas obtenemos muchos beneficios ventajosos para nuestra mente; por lo que debemos estudiarlas y comprenderlas para apreciar y conocer mejor al mundo en el cual nos encontramos inmersos, además de potenciar y desarrollar en cada uno de nosotros el razonamiento, para tener una ideología analítica y activar nuestra mente.

Es increíble, pero las matemáticas las utilizamos en todos los problemas que se presentan en la vida habitual, muchas veces de forma inconsciente. Ellas se encuentran siempre presentes en la vida de todo ser humano, no para incomodar, sino para hacernos la vida más fácil, para vislumbrar de mejor manera las situaciones presentes. Las tenemos en la ciencia, en la tecnología, en el arte y podemos decir que, hasta en la cocina.

Las matemáticas nos enseñan a pensar, desarrollando en nosotros la capacidad de pensamiento y llegar a la solución de algún problema o situación que se nos presenta la que será de forma coherente. Nos ayudan para explicar el funcionamiento de las situaciones, expresando las ideas y pensamientos con lucidez y coherencia, en muchas de las ocasiones con profusa precisión. Ayudan en la forma que debemos ordenas las ideas, de expresarnos correctamente y que nos entiendan. Las matemáticas promueven el conocimiento, son aplicables a muchas otras ciencias y ni se diga, a las tecnologías, las que están presentes en la vida diaria, por lo que sin ellas no tendríamos la capacidad de comprender los fenómenos de nuestra vida diaria.

Por otro lado nos ayudan para tener un pensamiento analítico siendo ese el que más utilizamos para plantear, resolver problemas y hacer la toma de decisiones, porque el pensamiento se fundamenta en las evidencias y no en las emociones que tiene todo ser humano. Con las matemáticas descomponemos el problema para observar las relaciones que existen entre ellas ya que recogemos los datos, vemos las condiciones, observamos las relaciones que guardan y así obtenemos la solución de forma razonada, porque, cuando terminamos el problema, automáticamente sabemos que existe una solución usando la lógica.

Es fundamental comprender a las matemáticas, para encontrar soluciones lógicas y razonadas a muchas situaciones de la vida y la mente estará mejor preparada para solucionar problemas reales de la vida cotidiana. Recordemos ver los pros y los contras para encontrar el equilibrio de la balanza según los datos que tengas.

Al tener un pensamiento analítico, casi en automático se desarrolla la habilidad para realizar la investigación y obtener de esa forma la verdad sobre los aspectos que la vida nos presenta, porque hoy en día debemos estar conscientes que pueden otras personas engañarnos y manipularnos, por eso decimos que nos ayudan para que nuestro razonamiento tenga claridad con el uso de la lógica. Disfrutemos del placer de ser personas pensantes, como lo fue esa mujer especial, Edna Paisano.

Edna fue una trabajadora social, matemática y socióloga estadunidense, la que sobresalió por el gran conocimiento y la aplicación que hizo de la matemática, pero en especial con el uso de la estadística, la que utilizó para sus acciones de mejora en la comunidad indígena en los censos de su país.

Ella fue una indígena que nació el primero de enero en la reserva india de Nez Percé en Lewiston, Idaho en 1948 donde pasó su niñez, aprendiendo las costumbres nativas y los saberes del campo. Cuando fue inscrita en la escuela en Lapwai, se dio cuenta que la mitad del grupo eran niños indios estadunidenses y estaban otros que eran de tez blanca. Algo que le agradaba muchísimo eran todos los deportes, pero, en referencia a las materias, lo que amaba fueron las matemáticas.

Estudió en Washington, porque quiso seguir los pasos de su madre, quien tenía estudios como maestra en educación especial y fue galardonada por la National Educational Association, pero Edna se inclinó por la carrera de trabajo social, reflexionando sobre el dominio de la estadística utilizándola como una herramienta, por lo que convencida de ello estudió esa ciencia analizando que le ayudaría para mejorar la situación que vivía su pueblo, terminó la carrera en 1966 en el Lapwai High School. Dos años más tarde se trasladó a la University of Washington y ahí en 1973 terminó la maestría en trabajo social. (Figueras Ocaña, 1988).

Se trasladó a Washington, DC, lugar donde inició su larga carrera trabajando para el gobierno federal, siendo su primer empleo en la office of head start, donde laboró con tribus indias en Estados Unidos. Posteriormente se trasladó al Department of Commerce, Bureau of Census, Racial Statistics, Population División donde trabajó como estadista durando en ese lugar 20 años. Ese dato es de suma importancia porque fue la primera mujer india que obtuvo un puesto en la administración, adquiriendo la responsabilidad de desarrollar fórmulas de enumeración que consiguieron cambiar la financiación recibida por las tribus de acuerdo a los programas federales y fue en ese momento donde usó sus grandes capacidades como estadística para apoyar a su pueblo. (Mataix, 1999).

En el censo de 1980 se percató de que en algunos lugares geográficos no habían tomado en cuenta a los indios y el apoyo de los fondos públicos se asentaban en datos totalmente falsos. Por lo que con el uso de la estadística se propuso mejorar la calidad de los censos, coordinando diferentes campañas de información pública para convencer a la sociedad americana de lo importante que son los datos exactos y en 1990 el censo aplicado arrojó el incremento del 38 por ciento de la comunidad india americana que residía en Estados Unidos. Publicó informes durante su carrera en el Census, sobre lo que ejercía. Después, trabajó en al Environmental protection Agency por un año, para más tarde ingresar en el Departament of Health and Human Services, Indian Health Service en Rockville (Maryland) hasta que la jubilaron en 2011. Falleció esta venturosa mujer el 3 de septiembre de 2014, dejando huella de su trabajo desarrollado como muestra para la humanidad. (Nombedeu, 2000), no se conocen muchos datos de ella, pero fue una gran mujer que no importando su origen floreció en el ámbito de las matemáticas.

“Una investigación básica de calidad es fundamental para un posterior desarrollo, porque de ella saldrán resultados no previsibles a priori”
“La mujer ocupará en el mundo científico el puesto que le corresponda de acuerdo con su capacidad y no necesitaremos cuotas ni nada de eso”
Margarita Salas

Comentarios