Hasta poco antes de que Peñita y sus Golden Boys –una pandilla de rateros encandilados por el oro– llegaran al palacio de gobierno en Toluca, el Estado de México se ufanaba de tener una economía del tamaño de Egipto. Su contribución al producto interno bruto, al empleo y al sostenimiento fiscal del país era indispensable. El modelito servía de ejemplo para las entidades rezagadas.
Los de Zacazonapan eran casi imbatibles. Presumían de un control político férreo con sus masas de votantes, tenían el antídoto indispensable para resolver cualquier problema electoral o inconformidad potencial: eran expertos en las comilonas de barbacoa de Ocoyoacac y eficaces en el reparto de maleta$, proporcionales para cada dirigente rural y urbano, cada obispo y cada empresario.

Hasta 2007, el campo fue el granero electoral decisivo; después…

La instalación de múltiples factorías, acogidas a la ley de industrias nuevas y necesarias, a los apapachos fiscales y bajos sueldos obreros, había funcionado durante cinco décadas como la fórmula del éxito absoluto. Los políticos enchamarrados de cachete grueso y ademanes estudiados, imitaban todos al profe Hank. Era el icono.
Todo se resolvía en las urnas agrarias. Era uno de los graneros electorales más decisivos, al momento de sacar las cuentas finales de cualquier elección presidencial. Tenía “asignado” casi 20 por ciento del resultado total, incluso días antes de los comicios, ¡no faltaba más!, estaban en manos de los expertos de Zacazonapan.
Empero, el crecimiento de los corredores urbanos alrededor de sus parques industriales logró que el perfil electoral se transformara. Hoy, la elección del Estado de México no se resuelve en las áreas rurales. Ecatepec, Neza, Tlalnepantla, Naucalpan, Coacalco y Cuautitlán confinaron a la capital, atrapada geográficamente por el collarín de Metepec.
El Estado de México redujo su posición en las pujas presidenciales. El fracaso como aspirante presidencial de Arturo Montiel, en el 2005, debido a una reyerta interna –donde el ego de Roberto Madrazo pudo más que la estructura del PRI– fue contundente. A partir de ahí, hasta los Golden Boys le dieron la espalda a Montiel desde la torre de control de Toluca.

Avalancha de feminicidios,
secuestros, levantones, homicidios

Como gustaban decir los apologistas del cristianismo ante la amenaza de los bárbaros hunos frente a las goteras de Roma, el día que Atila arrasara la ciudad no iba a dejar ni el pasto. Parece que la profecía se cumplió. Los Golden Boys llegaron a Toluca, y eligieron a Eruviel para eternizar sus posiciones, pero en esa aventura se llevaron todo, hasta el pasto.
La avalancha de feminicidios, secuestros, levantones, homicidios que cayeron sobre ese estado, de la mano de la molicie y la rapiña de los tricolores llegados de Ecatepec con Eruviel, efectivamente no han dejado ni el pasto. Ante la ingobernabilidad y el descaro en el ejercicio del prevaricato, el desmadre y la apatía forman el binomio de la desconfianza del electorado ante otro asalto electoral. La gente ya sabe lo que le espera.
Millones de habitantes originariamente asentados en territorio mexiquense han sido desplazados hacia lo que fuera el Distrito Federal para demandar trabajo, solución a conflictos políticos, infraestructura, transporte, vivienda y servicios. La CDMX tiene que atender las necesidades no de nueve, sino de 21 millones de asentados y arribados.
La desesperación de la tolucopachucracia para conservar el bastión de origen es ya un dolor de cabeza nacional. Jamás se había visto una blietzkrieg de este tamaño, con todos los empleados de alto nivel, cartera en mano, volcados ridículamente sobre la compra de voluntades de los marginados. Es verdaderamente de pena ajena. Hasta el perico y la gaviota participan en ese tianguis, donde lo que sobran son barbacoa y maleta$, sí, pero a destiempo y contrapelo constitucional. Van al nopal hasta que tiene tunas.

Eruviel aprovecha para posicionarse frente al inalcanzable 2018

Todos los pontífices del sistemita echan su cuarto a espadas para ver qué pescan en este panorama de incertidumbre y miedo toluquita a perder el último lugar de refugio. Sienten sobre sus cabezas la necesidad de guarecerse al término del sexenio, porque esperan que no los podrán aprehender dentro de las murallas de Atracomulco. Las maleta$ todavía alcanzan, y Eruviel aprovecha para posicionarse frente al cada vez más inalcanzable 2018.
Todos meten la mano al pastel. Los operadores de Arturo Montiel eligieron a Isidro Pastor para tener la carta “independiente” dentro de la boleta electoral. Su ilusión es que, ante la escasez de sufragios a favor, el equipo del primo Alfredito recurra a su declinación, a cambio de las promesas de los moche$. Los Del Mazo siempre le han cumplido.
Las franquicias menores están alineadas de antemano. El Panal, el Verde y los evangelistas del PES –fans de Oso..rio Chong y sus pachuquitas–, se alinearon con el PRI. El PT no tarda en hacerlo, el MC confía en los arreglos de Dante Delgado, habilidoso para negociar los montos de cualquier trastupije. Los partiditos locales, ya pa’ qué le cuento. Es una película muy vista. Pero tampoco alcanzan.
La pareja Calderona, encabezada por Margarita, la del rebozo mordido y arrastrado, hace la finta de apoyar a Josefina, desprestigiada de antemano por los 900 y pico millones de pesos que recibió de la dupla Vi(rey)garay-Meade, que ha funcionado peor que el beso del Diablo.‎ Aunque fue abandonada por Calderón en 2012 –y no era su candidata, sino la del muchachito Anaya–, el borrachín Felipe de Jesús le hace al Tartufo para esperar el desenlace que favorezca a la incauta Margarita. Descuidando a Moreno Valle, el candidato blanquiazul a “la Grande”, ya elegido por Peñita.

Las encue$tadoras publican números irreales de Delfina Gómez

‎Los negocios “demoscópicos” también echan sus anzuelos, con cebo envenenado. Las casas dizque encuestadoras se apresuran a publicar números que desinflen a la candidata Delfina. Se atreven a publicar en un rotativo financiero de mil 500 ejemplares de tiraje, que en solo una semana Margarita y Oso…rio Chong han rebasado las expectativas electorales, se ubican a la punta de la estampida, y ya desplazaron a Morena del panorama nacional.
Y eso que apenas hace unas horas empezó la pesadilla ciudadana de esa campaña, de todos tan temida. Son insoportables para el oído y el cerebro la catarata de millones de spots y videos que corresponden a publicidad oficial del toluquismo, en favor de una candidatura priista que no se sabe cuándo pueda despegar del perímetro de Huixquilucan, donde vomitan a Alfredito.
El aquelarre no es ajeno a las ambiciones de los grupos empresariales, que condicionan su participación a una mayor suma de prebendas, y hasta a poder ser recibidos en audiencias privada$ por el presidente Vi(rey)garay, cosa que los toluquitas nunca hicieron. Ahora que el tren se va pasando, pude ser el momento para afianzar las posiciones, usted sabe.

Dineros de la mafiosa OHL, inyectados a la campaña de Del Mazo

Renacen los enconos y cuentas pendientes contra la empresa extranjera favorecida por los tolucos, la mafiosa OHL, que nunca ha sabido explicar a quién le entregó los moche$ de las autopistas, construidas para favorecer el desplazamiento interno hacia la Ciudad de México, recipiendaria y solucionadora de todas las incapacidades de un aparato de ñoños.
La Iglesia echa su cuarto a espadas. Aprovecha la “horrorosa” pujanza del crecimiento de Delfina, una profesora del pueblo, para exigir la definición precisa de Peñita en favor del obispo de Tlalnepantla, Carlos Aguiar Retes, para ubicarse, aunque sea en el papel, como el sucesor de Norberto en la primacía eclesiástica de los católicos.
Como no le basta que Peñita se haya arrodillado ante el obispo antes de besarle el anillo en Los Pinos, la Iglesia oficial arremete denunciando dos días después de la encerrona de imploración en la casa presidencial a sus favores desde el púlpito el escandaloso derroche de los toluquitas en su cruzada de populismo y dádivas electorales. 4 mil millones son demasiado para sus casto$ pudores.
Lo que no han tomado en cuenta es que la voluntad del manipulado Peñita no alcanza para su objetivo. Si ya ni en Toluca le hacen caso, mucho menos tiene la influencia en El Vaticano. Allá piensan también que son verdaderos hunos, que pueden arrasar con Roma y su deslavado prestigio. ‎ Pero en el aquelarre, todos van una noche antes de la ejecución a prodigarle infaustas bendiciones al patibulario.

Declinación del PRD hacia cualquier lado destrabará los comicios

‎Las sumas de los partidos chiquitos tampoco le alcanzan al primo Alfredito, el PRIMazo, cual genialmente fuera bautizado en su Astillero, el colega Julio Hernández. Los sondeos reales arrojan números iguales para Morena, PAN y PRI. La competencia se halla absolutamente cerrada a tercios. La única pieza que falta para desatar el empate es la declinación del PRD hacia cualquier lado. Es el comodín de esta capicúa.
Juan Zepeda, el gallo “amarillo” es producto de una postulación negociada en Toluca por la tribu ADN, propiedad de Héctor Bautista, bien.‎ Se almorzaron a Los Chuchos, con todo y plumas. Pero Zepeda es de Texcoco, y todavía falta la intervención de Higinio Martínez en los postres del aquelarre. Higinio es el pionero del PRD en tierra chichimeca, y no va a dejar pasar la oportunidad de negociar 7 por ciento de la votación. Le va la vida.
Ésta es la oportunidad ansiada después de un largo destierro. Si Higinio logra la abdicación de Zepeda en favor de Morena, puede conseguir objetivos estratégicos: consolidar el triunfo de Delfina, uncir al PRD en la coalición de izquierdas para “la Grande”, y conseguir el oxígeno que le hace falta, antes de ser convertido en talco por PRD y Morena.
¿Usted qué haría?, pregunta el solitario desesperado de Los Pinos.‎ Ya se le enfrió la barbacoa y las maleta$ con nuestros impuestos fueron malgastadas, como siempre. ¿O no?

Índice Flamígero: “De tumbo en tumbo y de fracaso en fracaso, así va esa osamenta que tiene el nombre de PRD. Pronto sabremos el nombre de la funeraria que le dará sepultura. Todo lo malo le está sucediendo: sus senadores lo abandonan, al igual que miembros prominentes… y a su dirigente le encuentran un departamento de lujo, y están tan de malas que sólo falta que pase un perro y los… ¡noooo, ya los meó!”: Miguel Ramírez, desde Torreón, Coahuila. + + + Y desde Fresnillo, Zacatecas, don Alfredo Álvarez Barrón y El Poeta del Nopal nos obsequian dos epigramas, para rememorar todo el fin de semana:

1) “Voy a acabar con los compadrazgos”, afirma Josefina Vázquez Mota al iniciar su campaña en Atlacomulco…

El fin de los compadrazgos
puede marcar todo un hito
(se admiten, a grandes rasgos,
las fundaciones patito)
2) La Iglesia Católica arremetió en contra de los gobiernos populistas que utilizan los programas sociales para ganar votos, en clara referencia a la próxima contienda electoral en el Estado de México…

En otros tiempos, aliados,
de aquel amor ni sus luces,
hoy en el PRI se hacen cruces:
¡con la Iglesia hemos topado!

www.indicepolitico.net
[email protected]
@pacorodriguez

No votes yet.
Please wait...

Comentarios